El Sevilla se la tendrá que jugar al todo o nada en Lyon para seguir vivo en la Champions. La descarada e impresentable actuación del colegiado Mark Clattenburg ha desembocado en un robo con mayúsculas que deja al conjunto andaluz al borde del abismo en la última jornada. El entrenador Jorge Sampaoli se ha mordido la lengua: «No sería justo conmigo mismo si hablara hoy de los árbitros. La expulsión mía fue correcta. Protesté indebidamente. No estoy en condiciones de analizar la labor del árbitro. Tampoco con la expulsión de Vázquez. Es cierto que la protesté en el momento, pero no ahora. Sí es verdad que me sorprendió un poco su expulsión. Hubo muy poca flexibilidad en esa jugada».

Sobre el esfuerzo, irreprochable: «Hicimos un gran esfuerzo y nos encontramos con muchas dificultades. Empezamos ganando y nos empataron al final del primer tiempo. Nos ganan al final, con uno menos. No tuvimos premio al tremendo esfuerzo. El vestuario está mal por eso. Hicimos un gran esfuerzo y eso duele mucho. Del cambio de Vietto: «Cuando vi que Iborra estaba complicando a los centrales, preferí mantener a Vitolo en un costado y a Iborra incomodando a los centrales«. Finalmente, el argentino lamentó el resultado final, pero lanza un mensaje de optimismo: «Fue injusto, por las situaciones que se generaron, por el esfuerzo y por lo poco que hizo la Juventus. Hay que seguir adelante, porque con la actitud de hoy llegarán seguro las alegrías. Ha sido un partido de mucha intensidad».