Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Olympique Lyon 0-0 Sevilla FC

Obreros saliendo de la fábrica

Como si fuera ayer, recuerdo aquella clase de historia donde nos dijeron que los hermanos Lumière, nacidos en Lyon, habían sido los primeros en desarrollar una correlación de imágenes que, unidas, tenían relación porque designaban movimiento. Lo cierto es que, con la película que da nombre a este análisis, se convirtieron en los inventores del cine. Al turrón. En un largometraje digno de Hollywood, Sevilla y Olympique se veían las caras en el moderno estadio al que da nombre este tándem cinematográfico. Ambiente de gala, tensión y un mismo objetivo, los octavos de final de la UEFA Champions League.

Decía mi madre que, aunque mi padre y yo nos llamásemos igual, parecíamos bastante diferentes en cuanto a forma de ser, pero que al final, por una cosa u otra, éramos calcados. A Sampaoli ayer le pasó lo mismo que a mi progenitora. Dispuso un equipo parecido al planteado en Turín pero que parecía tener el cometido de sufrir menos que en la mencionada cita, teniendo el balón en los pies. Al final, mi padre y yo, el esquema de Italia y el de Francia fueron lo mismo. Lejos de jugar con tres centrales y dos carrileros, Sampaoli mantuvo la disposición táctica de Granada, con Escudero de interior zurdo por delante de Mercado como lateral. Se sufrió.

Prácticamente eximiendo el ímpetu de tener que atacar, los sevillistas aceptaron el rol de tener menos posesión que el rival a sabiendas de las carencias de la defensa francesa a la hora de jugar tan adelantada (como vimos en las dos jugadas de Vitolo).

Olympique de Lyon defiende adelantado | Infografía: Bein Sports

Sobresalientemente rocosos, el Olympique carecía de la lucidez suficiente para derribar el muro hispalense, cosa que se mantuvo hasta que, a mediados de la primera mitad, Ghezzal se introdujo hacia el centro para conjurarse con Lacazzatte, Tolisso y Darder. El Sevilla no respondió tácticamente a ese movimiento, y el sufrimiento se hizo latente durante los últimos 20 minutos del primer acto.

Más con corazón que con cabeza, los locales acumulaban a todo el equipo en campo rival para empujar al Sevilla a no salir limpiamente, apunte clave para el correcto desarrollo del juego de posición que lleva Lillo por bandera. Muchos sustos y dos largueros. La descoordinación de todo esto comenzaba con marcajes individuales al hombre que se llevaban a defensas a mediocampo y generaba agujeros (lo vemos en la imagen anexa), o cuando Sarabia tenía que ir a presionar donde debía estar Nasri y este no le guardaba la posición. Por apreciación propia, también cabría la posibilidad de añadir que Iborra y N’zonzi estuvieron planos, de tal modo que o los dos subían y nadie guardaba la espalda, o viceversa.

Marcajes individuales del Sevilla sobre el Olympique | Infografía: Bein Sports

Mordiéndose la lengua, aguantó el primer tiempo. El reloj corría de parte de los nervionenses con el consiguiente agobio de no haberse movido el marcador para los lioneses, a lo que hay que sumarle el desgaste físico que había supuesto la primera mitad. El continuamente imperial N’zonzi apagó los fuegos, Vitolo pasó a banda para ayudar a Mariano, y prácticamente el padecimiento se convirtió en estoicismo. El único momento de angustia vino ligado al obligado arreón final lionés. Poco más.

La película se hizo larga, pero tuvo un final brillante. Como en el Juventus Stadium, Sampaoli se mostró pragmático. Con más o menos angustia, todo lo que hizo fue útil para que su equipo pasara de aguantar las bolitas de papel del Stade des Lumières a disfrutar de las bolas del sorteo que tendrá lugar en Mónaco el próximo lunes a las 12 del mediodía. Licencia para soñar en blanco y rojo.

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Último partido

Amistosos - Pretemporada

FC Dallas
0 - 0
Sevilla FC

Próximo partido

Amistosos - Pretemporada

Liverpool FC

Sevilla FC

Fenway Park

21/07/2019 · 12:00h

TV por confirmar

Más en Análisis