El Sevilla de Sampaoli cierra el año 2016 con 33 puntos en Liga y consolidado en las alturas de la tabla. Todo ello sumado al billete para octavos de Champions League y una Copa del Rey ilusionante. Sencillamente brutal… Los sevillistas pasarán las navidades más dulces de los últimos tiempos.

El técnico argentino, Jorge Sampaoli, compareció ayer tras la goleada al Málaga y mostró su satisfacción por el juego desplegado: «Una primera parte muy buena del equipo, contrarrestamos la falta de jugadores en ataque con entradas por banda. Fue un gran primer tiempo. Después en el segundo, tuvimos el quinto en dos ocasiones, cerramos bien en defensa y ya el cansancio hizo el resto. Ganamos a un equipo muy difícil. Ha sido una consolidación de la búsqueda constante. El equipo sometió mucho al rival. Es lo que buscamos, ojalá lo podamos mantener en el tiempo. Creo que fue un partido contra un rival clásico importante, para el Sevilla y su afición, quién disfrutó mucho».

Sampaoli no pudo obviar su gran felicidad: «Estoy más feliz que sorprendido. Con la ilusión que uno tiene, siempre espera que salga lo mejor. Feliz por que haya pasado y porque nos hayamos ganado el respeto de la gente. Esto es algo que nos tiene que impulsar en el futuro para poder tener más capacidad, porque vienen partidos definitorios».