Exhibición de fútbol y goles para abrir el año. Con una primera parte casi perfecta, el Sevilla Atlético inició el 2017 a lo grande, pasando por encima del Real Oviedo y sumando una victoria que devuelve al conjunto hispalense a los puestos de play-off de ascenso. Como no podía ser de otra forma,  Diego Martínez expresaba su felicidad y se mostraba orgulloso del trabajo de sus jugadores, aunque parecía que los dos últimos tantos del cuadro asturiano no sentaron demasiado bien al técnico sevillista. 

«El primer gol nos dio un mayor impulso» confesaba Diego Martínez. El entrenador del filial sevillista destacó que fueron mejores y habló de la importancia del tanto de Ivi desde los once metros, que abrió la lata del festival de goles vivido en el coliseo nervionense. Pese a reconocer que no le sentaron bien los dos últimos tantos del Real Oviedo, no quiso quedarse con lo ocurrido en la recta final del encuentro. «Sería injusto si pensara solo en una circunstancia del partido» afirmaba en relación a los últimos compases del choque. Nuevamente, a modo general, quiso recalcar el papel de sus futbolistas en una categoría tan difícil: «Estoy muy orgulloso de como afronta el equipo las adversidades«, finalizaba. 

Más que hablar dio la comparecencia ofrecida por el técnico del Real Oviedo, Fernando Hierro, quien insistió una y otra vez en la misma idea: «Cuando se regala y se concede tanto, es muy difícil«. Además, quiso recalcar que él era el principal responsable y que ve que «lo peor de todo es que se repite» (en referencia a las anteriores goleadas encajadas por el cuadro asturiano a domicilio). «No es una primera parte propia de un equipo de esta categoría«, sentenciaba. El técnico carbayón mostró su descontento con la primera mitad del partido y también recalcó que «el orgullo mostrado por los jugadores en el segundo tiempo es necesario desde el minuto cero«.