El Sevilla tiró de casta y talento en un hostil Reino de Navarra para traerse los tres puntos a la ciudad hispalense y certificar una puntuación histórica en la primera vuelta. Jorge Sampaoli ha reconocido la gran dificultad del escenario pero se ha mostrado orgulloso por haber superado a un Osasuna tan necesitado: «El césped nos influyó en muchas aproximaciones que no pudimos concretar, pero era también un rival muy motivado y casi siempre con el marcador a favor. Merodeamos mucho el área de ellos, pero siempre encontramos dificultades. El Osasuna venía marcando una buena línea en los últimos partidos, aunque no encontraban resultados. Este campo va a ser muy complejo de aquí al final, por lo que esta victoria tiene un valor especial».

El técnico argentino no ha querido justificarse con las bajas ni el terreno de juego. Y destacada el logro de récord de puntos: «No hay que mirar a las lesiones, son parte del juego. Hemos hecho cuatro goles y hemos dado la vuelta al resultado, hay que destacarlo en un frenético partido que fue el que tocó jugar. Tuvimos una clara búsqueda del resultado y pudimos concretar el partido mucho antes, fue un triunfo merecido y que nos fortalece en el campeonato. Terminar segundos en la primera ronda y con récord en la historia me llena de ilusión, a mí y a todos. Ahora todo lo que viene será mucho más difícil. Estamos todos muy felices, hay que compartir esto con todo el cuerpo técnico. Hay claras marcas de que hemos conseguido un equipo ofensivo y valiente en todos los campos, sean cuales sean, como hoy en este césped, que fue lo que más nos complicó porque no estaba a la altura de la calidad de los jugadores».