El Sevilla lo logró, y cuando más duele. Los de Sampaoli remontaron en el descuento el dudoso penalti que puso al Madrid por delante y la locura se desataba en Nervión. El Sevilla se coloca segundo, a tan solo un punto del liderato.

Un Jorge muy satisfecho ha analizado el encuentro: «La clave ha estado en no bajar los brazos. Estábamos dominando cuando vino el penalti, pero el equipo siguió buscándolo con valentía y convicción. Los jugadores que entraron dieron otra dinámica al ataque que dificultó el sistema defensivo del Madrid. Esa búsqueda nos dio para ganar una victoria muy importante para el club».

Así se ha referido al gran protagonista, Jovetic: «Es un jugador que llegó muy pronto. Dijimos que no venía de una etapa con suerte y ojalá aquí despertemos esas virtudes que tiene. Es un jugador distinto«. Por su parte, sobre el ambientazo en la grada: «Genera mucha emoción, cada partido en Nervión notas el aliento de la gente, es conmovedor. Ojalá jugásemos cada domingo acá».

El entrenador sevillista ha hablado a su vez del margen de mejora de su equipo: «Siempre vamos a tener condicionantes que nos obliguen a mejorar. Si conseguimos ir de la mano de la gente y transmitimos de forma mutua ese amor por el ataque, nos dará la felicidad para seguir buscándolo. Nos vamos a encontrar con muchos escollos pero vamos a tener que superarlos. Sabemos que hay una manera para superar a rivales difíciles, y dependerá de nosotros».

Como era de esperar, se le ha preguntado por su candidatura a la Liga: «El paso del tiempo dirá eso, venimos de 3 exámenes muy exigentes. Después de una presentación así contra un rival como el de hoy, nos permite tener la sensación de ilusión, y dependerá de nosotros si somos capaces de mantenerla«.

De Ramos, ha quitado peso: «Cuando alguien es de la casa y vuelve, ojalá se reconcilie esa situación. Seguramente con sentido común acabará pasando. Es solo mi opinión, debe arreglarse en el tiempo por el bien de todos». Finalmente, ha reconocido encontrarse en una situación idílica: «Nunca pensé en estar tan bien. Pensé que el proyecto del Sevilla sería algo muy complicado, con un grupo muy nuevo de jugadores jóvenes, pero el mensaje caló rápido y los resultados nos ayudaron a crecer».