Llega el derbi sevillano y lo hace en un tramo de temporada donde ambos equipos se lo toman de distinta manera. El Sevilla FC mira hacia los puestos altos de la tabla, donde sumar 3 puntos se antoja fundamental en una jornada de enfrentamientos directos de sus rivales. Por su parte, el Real Betis ve en el derbi el punto de inflexión necesario para mantener el cauce en lo que resta de temporada. Decimoquintos con 24 puntos, los de Víctor Sánchez del Amo buscarán la victoria desde la presión intensa y el factor físico.

El Real Betis llega tras haber caído rotundamente ante el Granada, en un partido donde claramente priorizaron el encuentro ante el Sevilla. La temporada verdiblanca está siendo irregular. Cada año crecen las expectativas, pero también las desilusiones. Maquillar la temporada pasa por vencer en el derbi. No hay otra. Para los de Víctor el partido tiene que suponer un punto de inflexión, no solo por los tres puntos, sino por el factor anímico.

Desde el esquema de 5-3-2, el entrenador madrileño ha conseguido hacer un equipo compacto que rasea más el balón y llega mejor por ambos costados. El gran déficit de este Betis residía en la escasa capacidad para salir jugando. Acumulaba muchos centrocampistas desde la época de Poyet, pero ninguno con la capacidad para dotar del peso que requiere la posición. Tan solo Dani Ceballos, que ha crecido de la mano de su nuevo técnico, está siendo capaz de aportar lo que necesita el Betis en la medular. Ayudado por Rubén Pardo en la tarea elaborativa, el utrerano es el principal gestor del juego bético. Sin él, el Betis se descompone.

Este Betis cuenta con varias figuras más que resultan imprescindibles en el esquema de Víctor. Por supuesto, Adán. El meta es un fijo en la portería bética, desde donde ha salvado en innumerables ocasiones a los suyos. Las críticas por errores esporádicos en algunos partidos no parecen afectarle. Petros, el todocentrocampista brasileño, es otra de las caras positivas de los verdiblancos. Su entrega es incuestionable, al igual que la de Pezzella en el centro de la zaga. El argentino se ha consolidado como el líder de la defensa bética y el más regular de sus compañeros. Por último, el eterno Rubén Castro. Esta temporada no está siendo la mejor, pero sigue siendo la referencia de un Betis que sabe que el canario puede encontrar el gol en cualquier momento y en cualquier ocasión aislada. Si su equipo lo encuentra con asiduidad, algo que le cuesta en algunos partidos, generará peligro sin ningún tipo de duda.

El Sevilla venció en la ida en un duelo en el que ambos bajaron al barro y ese parece el guión que se volverá a establecer en el choque. El Betis buscará rendir como el día que jugó contra el FC Barcelona, por lo que tratará de mantenerse constante en el pressing defensivo mordiendo en cada balón dividido. Una prueba de alto nivel que Sampaoli deberá preparar pocas horas después del duelo ante el Leicester. La diferencia futbolística de ambos equipos es evidente, pero el derbi brilla con luz propia. Una luz a la que solo se adaptarán los que estén más comprometidos a la causa.

Claves

Posible once de Víctor
  • Ceballos llega al derbi entre algodones, pero su mera presencia es suficiente para juntar al equipo. Su conexión con Rubén Pardo le da sentido al ataque bético. Desconectar al utrerano es sinónimo de desconectar al Betis.
  • El Betis apretará con una presión que intentará prolongar lo máximo posible en el tiempo. Buscará hacer daño en la salida de balón sevillista, robar y lanzar rápido a portería. Fundamental no cometer errores en dicha zona.
  • La pizarra de Víctor le ha dado buenos resultados en las jugadas de estrategia, una baza que parece importante en un duelo como éste.