El Sevilla tendrá que morir en Inglaterra si quiere estar en los cuartos de final de la Champions League. Resultado peligroso ante un Leicester muy inferior. La falta de intensidad y concentración se pagan muy caro en Europa. El Sevilla pecó de ella y ahora tendrá que luchar.

El técnico Jorge Sampaoli, que tuvo que cumplir sanción en la grada, ha reconocido el sabor agridulce de la noche: «Fuimos muy superiores en el desarrollo del partido, con diez oportunidades de gol claras. Ellos llegaron muy poco y acertaron al final. Creo que el equipo mereció un poco más. Tuvimos opciones de todos los tipos y nos encontramos con el palo y el larguero. Este rival aprovecha pocas ocasiones, pero ahora tenemos que ir a Leicester a buscar el triunfo».

Sobre el planteamiento inicial: «Queríamos confundir un poco al rival con muchos hombres cambiando de posiciones arriba. Se logró crear muchas oportunidades ante un equipo muy cerrado, eso no es sencillo». Finalmente, se ha referido al partido de vuelta: «Para nosotros ganar en Champions es muy importante, pero lo malo es irnos con este resultado tan corto tras una enorme superioridad. ¿El penalti? Esperemos que el próximo lo podamos convertir».