A las puertas del reencuentro 

Nuevamente, el Sevilla Atlético se quedó en la orilla. Hizo méritos para ganar, pero tan solo sumó un punto ante un incómodo Nàstic de Tarragona. Pese a la buena imagen del filial hispalense, fueron los catalanes quienes de adelantaron al filo del descanso con el tanto de Delgado. En la segunda mitad, el conjunto sevillista se sobrepuso y logró voltear el marcador gracias al doblete de Ivi. Todo indicaba que los franjirrojos podrían reencontrarse nuevamente con el triunfo, pero Emaná lo evitó en la recta final con el gol que sellaba el definitivo empate. Buenas sensaciones del Sevilla Atlético que siguen sin ser transformadas en victoria.

El inicio del partido fue propio de los encuentros en los que la lucha por la permanencia está en juego. Intensidad por parte de ambos contendientes y sin un dominador claro durante los primeros compases. El tanteo duró aproximadamente diez minutos. A partir de ahí, el filial sevillista se hizo con el control del esférico y comenzaba a aparecer frecuentemente por el área de un sólido e incómodo Nàstic.

Buenas sensaciones de un Sevilla Atlético consciente de la importancia del encuentro. Los hispalenses dominaban el choque y provocaban serios problemas por ambas bandas. Solo faltaba la guinda: la efectividad de cara a portería. Porque ocasiones tuvo el filial, pero, en las dos más claras, se topó con Manolo Reina. Ivi y Curro, respectivamente, vieron como el meta visitante salvó por partida doble lo que pudo ser el primer tanto sevillista. Poco después, Matos también se unió a la búsqueda del ansiado gol con una peligrosa volea que impactó en el travesaño. Los constantes intentos del equipo de Juan Merino por estirarse y aparecer en ataque quedaban reducidos ante un Sevilla Atlético que iba de menos a más, con cada vez más méritos para ir por delante en el marcador.

Pero, por capricho del fútbol, existe la tradicional e injusta máxima de ‘quien perdona, termina perdiendo’. A falta de dos minutos para el descanso, un potente y colocado disparo de Delgado desde la frontal adelantaba al cuadro catalán en su único tiro a puerta. El coliseo sevillista quedó congelado. Un Sevilla Atlético con posesión indiscutible y clara superioridad se marchaba a vestuarios perdiendo ante un Nàstic que aprovechó su única oportunidad clara en ataque.

El filial sevillista mereció más, pero tan solo pudo llevarse un punto | Foto: Nervioneo.com

Dicho varapalo provocó un cambio de guión en el segundo tiempo. Los visitantes se encontraban más cómodos sobre el césped, mientras que el Sevilla Atlético se volcó al ataque en busca de la reacción. No tardó demasiado. Cabalgada de Marc Gual por banda derecha y centro para que Ivi pusiera las tablas en el marcador cuando se cumplían cinco minutos de la segunda mitad. Apareció el crack madrileño para rescatar (una vez más) al filial sevillista. Pero eso no fue todo. Justo en la jugada siguiente, robo y balón nuevamente para el ’11’ sevillista, que no falló en el mano a mano y colocó el segundo tanto en el marcador. En apenas dos minutos, Ivi consiguió voltear el marcador y dar un nuevo giro a un choque eléctrico.

Tras el vendaval sevillista, volvió la calma. Las fuerzas se igualaban ligeramente, aunque ahora el cuadro hispalense jugaba con una marcha más, con un paso por delante en cuanto a ritmo. Pero por poco tiempo. Tras unos minutos en ‘stand by’, Achille Emaná colocaba el empate con un potente disparo que tocó en Fede San Emeterio, cayendo justo dentro de la meta sevillista. Nuevamente igualdad en el marcador. En la recta final de partido, el encuentro se convirtió en un auténtico correcalles, sin dominador claro, a lo que Diego Martínez reaccionó haciendo entrar a su arma secreta: Borja Lasso. Pese a la emoción y la intensidad propuesta por ambos equipos en los últimos instantes, el marcador no se movió más, estableciendo así el reparto de puntos entre dos equipos que continuarán luchando por la supervivencia.

Los hispalenses se mantienen aún en la zona media con 36 puntos. La semana que viene, visitarán un campo histórico para medirse a un rival considerado como ‘directo’ pese a encontrarse en horas bajas: el Real Zaragoza (sábado 18, 20:30h).

Ficha técnica 

Alineaciones:

  • Sevilla Atlético: José Antonio, David Carmona, Diego González, Bernardo Cruz, Matos, Yan Brice, Fede S., Cotán, Curro, Ivi, Marc Gual. 
  • Nàstic de Tarragona: Reina, Lobato, Suzuki, I. Bouzón, Perone, Mossa, Cordero, X. Molina, Tejera, Emaná, Delgado. 

Sustituciones

  • Sevilla Atlético: Álex Muñoz (Matos, min. 36), Álex Pozo (Yan Brice, min. 54), Borja Lasso (Curro Sánchez, min. 80).
  • Nàstic de Tarragona: Madinda (Cordero, min. 54), Barreiro (Delgado, min. 71), Gerard (Lobato, min. 77).

Goles: 0-1 (Delgado, min. 44), 1-1 (Ivi, min. 56), 2-1 (Ivi, min. 58), 2-2 (Emaná, min. 71).

Árbitro: Javier Alberola Rojas (colegio castellano-manchego). Por parte del Sevilla Atlético, amonestó a Bernardo Cruz. Por parte del Nàstic, amonestó a Cordero y a Xavi Molina.

Estadio: Ramón Sánchez-Pizjuán.