El Sevilla FC visita el Camp Nou para medirse en horas bajas al FC Barcelona. Los de Luis Enrique se encuentran inmersos en plena pelea por la Liga, de la que se ha caído el equipo hispalense tras sus últimos tropiezos, y, además, por una Champions que anhela tras su milagroso pase a cuartos. Segundos con 66 puntos, los culés esperan un pinchazo del Real Madrid para volver a por el liderato.

Luis Enrique anunció el pasado mes de marzo su marcha del FC Barcelona. Un entrenador que ha conseguido formar un equipo que no tiene nada que envidiar a aquel Barcelona de Guardiola. Con un sistema de juego diferente, que potencia las transiciones y el juego directo para que sus tres estrellas puedan brillar por encima del resto, este Barça actual ha evolucionado en su idea de juego.

Porque este FC Barcelona ya no gira el juego sobre sus centrocampistas, sino que éstos son la llave para que la MSN cuente con las ventajas necesarias para decidir los encuentros. El Barça, ahora, es más directo y, a pesar de no perder su seña de identidad buscando la salida desde los centrales, si busca en mayor medida los envíos largos para generar espacios. Suele ser habitual ver desplazamientos de costado a costado que permiten a los laterales conducir y liberar la banda contraria (Messi o Neymar) donde suele acabar la mayoría de las jugadas blaugranas. Todo a una velocidad inusitada y determinante debido a la calidad de los hombres que ejecutan los ataques.

Y es que el entrenador asturiano puede presumir de dejar su impronta en el FC Barcelona. Su última obra ha sido dibujar al equipo en un sistema de 3-4-3 que mejora las prestaciones de su centro del campo y libera a su tridente ofensivo de acciones defensivas. Porque si hay algo evidentemente destacable y que tampoco necesita mayor presentación es el tridente ofensivo del FC Barcelona. La MSN es letal. Neymar, que vuelve a ser el que maravilló con sus arrancadas y desbordes, se encarga de trazar diagonales y desorganizar defensas; Suárez, goleador nato, tiene como principal tarea fijar a los centrales y buscar sus espaldas, y Messi, el mejor de este planeta, cuenta con la libertad absoluta. Libertad para aparecer donde le apetezca, principalmente, porque influye positivamente en cualquier zona del campo.

Vencer en el Camp Nou no sería un objetivo utópico para el Sevilla de hace un par de meses, pero el actual se encuentra lejos de parecerse a sí mismo. Ante un Barça que se juega el título, con Piqué y Messi de vuelta al once y con un Sampaoli que empieza a pensar más en su futuro, las opciones de victoria son escasas. Pero el equipo nervionense ya demostró que no se le puede dar por muerto, incluso en esos momentos en los que parece que es incapaz de levantarse…

Claves

Posible once de Luis Enrique
  • Messi, Suárez y Neymar pueden resolver cualquier partido independientemente de merecimientos colectivos. Desconectarlos será la principal misión de Sampaoli.
  • La presión alta es la mejor arma de los dos equipos para dañar a su rival, especialmente a un Barça que titubea en determinados tramos de los partidos.
  • La profundidad lateral de hombres como Mariano o Escudero se antojan fundamentales en este partido. De su proyección ofensiva dependerán las principales opciones sevillistas.