Puntos de oro

En la primera vuelta, Balaidos supuso un punto de inflexión en rojiblanco para convertirse en una de las revelaciones de la liga. 0-3 con hat-trick de Iborra. En aquel momento supuso un golpe certero en la mesa para soñar con la liga. Una vuelta más tarde, los mismos protagonistas se veían las caras en situaciones diferentes a aquella fecha, pero con la ambición de otros objetivos en el fondo. Tras la derrota del Atlético ante el Villarreal, no se podía fallar.

Extremadamente ofensivos y bielsistas convencidos, ambos entrenadores salieron al tapete verde del Ramón Sánchez Pizjuán con la intención de dominar y someter al rival desde la presión y la posesión. Contestones, cuando uno atacaba el otro respondía con otra acción, quedando la sensación de que el Celta estaba poniendo más carne en el asador para llevarse el primer tanto del encuentro.

Tras casi 20 minutos eléctricos, lo físico se vio mermado en los visitantes. Dieron un pasito atrás, dejaron la posesión a los de Sampaoli, y N’zonzi se vio liberado. A partir de ahí, los locales triangulaban y triangulaban sin encontrar resquicios directos. De esa amalgama de pases, sólo Iborra pudo romper con la monotonía con un cabezazo que acabó en el palo.

El descanso dio paso directo al primer gol del encuentro. Correa, tras saborear las mieles del uy en los primeros 45 minutos, realizó una jugada genial que puso por delante a su conjunto. Parecía el golpe definitivo que desencadenaría un torbellino sevillista, pero a los pocos minutos Lenglet abrazaba a Guidetti dentro del área, y el colegiado pitaba un penalti que fue transformado por un Iago Aspas que no celebró el tanto por respeto a su exafición.

Acto seguido, el Tucu Hernández veía la segunda amarilla. Se quedaban los gallegos con uno menos y ponían en bandeja a los nervionenses llevarse la victoria. Ante esa situación, el repliegue de los de Berizzo fue intensivo. Dos palos respondieron a ese movimiento táctico de los norteños. Escudero con la derecha y el recién entrado Nasri desde la frontal.

Lejos de angustiarse por la falta de acierto, los cambios locales acabaron surtiendo efecto en una acción materializada en forma de asistencia del mencionado Nasri y sentencia de Wissam Ben Yedder. Ahí murió el partido.

Los andaluces se llevan tres puntos de oro para seguir en la lucha por la tercera plaza, mientras que el Celta, demostrando competitividad máxima, ensaya para su verdadera final: las semifinales de UEFA Europa League ante el Manchester United. Quién sabe si el pentacampeón, en un día tan señalado, le ha dado el testigo a su heredero.

FICHA TÉCNICA

Alineaciones:

– Sevilla F.C.:  Sergio Rico, Mariano, Pareja, Lenglet, Escudero, Nzonzi, Iborra, Sarabia (Nasri, m. 63), Ganso (Kranevitter, m. 86), Correa y Jovetic (Ben Yedder, m. 75).

–  Celta de Vigo: Sergio Álvarez, Hugo Mallo, Cabral, Fontás, Jonny, Wass (Bongonda, m. 80), Jozabed, Hernández, Aspas, Pione Sisto (Beauvue, m. 85) y Guidetti (Roncaglia, m 64).

Goles: 1-0, m. 49: Correa. 1-1, m. 53: Aspas, de penalti. 2-1, m. 79: Ben Yedder.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a Sarabia, Hugo Mallo y Cabral. Expulsó a Pablo Hernández en el minuto 56.