Solo falta la confirmación por parte de la UEFA

En la presente semana Movistar y Mediapro tenían en juego su futuro en la subasta para adquirir los derechos para retransmitir la Champions League durante los próximos tres años. Al final, el gato al agua se lo ha llevado la compañía que dirige Jaume Roures y Tatxo Benet y aliada con beIN Sports, según las primeras informaciones. Esta victoria significa que, a falta de que lo confirme oficialmente la UEFA, los partidos de la máxima competición a nivel de clubes no se podrá seguir viendo en abierto en España. Al menos, durante los próximos tres años.

Aunque cada cadena perfiló sus estrategias en secreto para entrar en la puja, se sabe que entraron en la subasta los operadores privados (Mediaset y Atresmedia), públicos (TV3 y TVE, la cadena más hermética cuando tuvo que valorar su posición) y operadores de pago (Movistar+ y Mediapro). «La Champions es un contenido muy relevante, probablemente el mejor. Este es un país futbolero y tenemos toda la vocación de tener los mejores contenidos. Por tanto, trabajaremos para intentar tener la Champions en nuestra parrilla. Vamos a pujar, aunque hay un tema que hay que resaltar y es que el fútbol tiene un coste altísimo, difícil de rentabilizar y no vamos a hacer locuras», explicó Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España, antes de que empezara la subasta.

Mediapro, que ni ha confirmado ni desmentido estas informaciones, tampoco ha querido hacer público el montate que ha ofrecido en la subasta por los derechos de la Liga de Campeones. Sin embargo, poco antes de la puja, se supo que la UEFA pretendía recaudar un 30% más que en la última subasta, donde triunfaron las ofertas que presentaron Mediapro, Antena 3 y TV3, rondando los 180 millones de euros por temporada, según fuentes del sector.

Se cambiarán los horarios de la competición

Lo más destacable de esta nueva puja es el cambio en los horarios de los partidos. El horario de prime-time pasará de 20:45h a 21h para los seis encuentros de cada martes y miércoles. Además, cada día se jugarán dos partidos a las 19h, lo que podrá dar más visibilidad a los patrocinadores. Gracias a este aumento de ingresos, la UEFA tiene planeado repartir más dinero entre los clubes que participen en la Champions League y la Europa League: 3.000 millones en lugar de los 2.400 actuales.