“La clave para seguir creciendo es hacer una plantilla compuesta por técnicos y jugadores con hambre”

El encargado de cerrar el turno de intervenciones en la fiesta de Fieles de Nervión celebrada en el Ramón Sánchez-Pizjuán fue el presidente del Sevilla, José Castro. Su discurso estuvo lleno de reconocimiento a un colectivo que integra a los más granado y selecto del sevillismo gracias a su fidelidad al club con sus más de 25 años de carnet de abonado: “Hoy retomamos uno de los actos más bonitos y entrañables de cuantos organiza nuestra entidad. El año pasado las obras en el estadio nos impidieron realizar este encuentro que volvemos a celebrar esta campaña a lo grande, congregándoos a vosotros, Fieles de Nervión, nuestra más fiel infantería, en el césped del Sánchez-Pizjuán, para muchos de nosotros, para todos diría, nuestro lugar en el mundo, un lugar sagrado para todos los sevillistas. El mundo es enorme, pero mayor es vuestro compromiso y vuestro amor por el Sevilla FC. Lo habéis demostrado temporada tras temporada durante décadas y es de recibo que el club os lo reconozca con actos como éste. Es por ello que para volver a llevarlo a cabo hemos elegido el mejor marco posible”.

El de Utrera siguió explicando el simbólico lugar donde se celebró el acto: “Hoy pisáis el terreno de juego donde nuestros jugadores defienden domingo a domingo nuestro escudo y nuestros sueños. Se han logrado en este césped muchas cosas en los últimos lustros, conquistas impresionantes, podríamos decir que incluso inimaginablescuando arrancábamos el actual siglo en Segunda División. Toda esa grandeza se ha gestado aquí en el césped, pero también ahí, en las gradas, en Preferencia, en Fondo, en Gol Norte y en Gol Sur, gracias al aliento y al impulso que de forma inestimable nos ha brindado el sevillismo más comprometido. Ese sevillismo lo representáis mejor que nadie vosotros, Fieles de Nervión”.

Si el Sevilla hoy, clasificado por tercera vez consecutiva para la Liga de Campeones, pentacampeón de la UEFA Europa League y con el octavo coeficiente UEFA de Europa, es grande, es porque vosotros lo habéis hecho grande. Porque que nadie se engañe: un club es el reflejo de la voluntad de su gente. Y los días dulces que vivimos se sustentan en la exigencia y la ambición de una afición y un entorno que no se empacha de gloria y que siempre quiere más. Incluso más de lo que presupuestariamente nos corresponde. Y eso, lejos de abrumarnos nos motiva y nos enciende para seguir peleando en los despachos para construir un Sevilla más potente y más poderoso. Es un reto arduo, pero estimulante y otro verano más nos disponemos a acometerlo con la mayor ilusión”, continuó el presidente.

En lo que respecta a la próxima temporada, dio más detalles: “Por todo ello para mí hoy es un placer como presidente veros congregados aquí. Y ante todos vosotros os aseguro que en la entidad somos conscientes de vuestra sed de grandeza. Os garantizo que vuestras aspiraciones son las nuestras y que un año más pondremos todo nuestro ímpetu en hacer un equipo competitivo que ilusione y con el que podamos aspirar a lograr metas importantes. Volveremos a invertir en el césped, en ese césped que hoy estáis pisando, para hacer un equipo competitivo e ilusionante. Por lo pronto ya hemos presentado a nuestro nuevo entrenador, Eduardo Berizzo, que llega con una buena trayectoria en el Celta pero fundamentalmente con hambre. Y recalco lo de hambre, porque ésa es la clave para seguir creciendo: hacer cada verano una plantilla compuesta por técnicos y jugadores que tengan el hambre y la ambición que ha hecho que muchos de nuestros sueños se hayan convertido en deliciosas realidades desde 2006”.

Eso si, José Castro sabe que el sevillismo de los Fieles de Nervión es indestructible porque “vosotros no necesitáis resultados para empujar a vuestro Sevilla, nuestro Sevilla. Vosotros siempre habéis estado ahí, en las maduras como ahora, pero también en las duras, que no han sido pocas en las últimas décadas, con varios descensos incluidos. Y si aguantamos el tipo y no nos desmoronamos, fue por la fuerza del Sevillismo más incondicional. Por eso, quiero que hoy, además de este reconocimiento sincero que os profesa vuestro club, os llevéis a casa un gracias con mayúsculas, un gracias de corazón, un gracias gigante, un gracias tan grande como vuestra pasión por el Sevilla FC, que ya sabemos que es en la mayoría de los casos infinito”.

Por otra parte, quiso hacer una especial mención a los ex jugadores del Sevilla que estaban presentes, y a los voluntarios: “Hoy están aquí con nosotros en este acto más de setenta ex jugadores, Dorsales de Leyenda algunos e ídolos de diferentes etapas la gran mayoría. Queremos que estéis junto a muchos de los que habéis apoyado y sostenido en otros tiempos. Y queríamos también que todos ellos estuvieran hoy aquí, porque también ellos a su manera son Fieles de Nervión, pues dejaron su piel por esta camiseta, cada uno de la mejor forma que pudo. Entendemos que es de justicia que todos vosotros, me refiero a los ex jugadores, los que habéis podido venir y los que no, recibáis un sentido y súper merecido tributo. Y finalmente quiero tener un recordatorio especial para los más de cien miembros que integran el cuerpo de voluntarios del Sevilla FC y que hoy están aquí presentes, también para ser homenajeados. Como presidente de la entidad no puedo más que descubrirme ante vuestra entrega y colaboración desinteresada, sólo movida por vuestro deseo de hacer grande al Sevilla FC. Y eso es algo que demuestra vuestra calidad humana, pero fundamentalmente vuestro sevillismo y vuestro compromiso con nuestro escudo”.

Para acabar, tuvo un recuerdo cariñoso para todos esos sevillistas que descansan en el tercer anillo del Sánchez-Pizjuán: “Quiero acordarme de los sevillistas y Fieles de Nervión que nos dejaron en esta temporada, que estoy convencido que para la campaña que viene renovarán su abono desde el tercer anillo. Se fueron, sí, pero siguen en nuestra memoria y en nuestra mente. Todos tenemos algún ser querido sevillista que se nos fue y que en días como hoy lo echamos de menos más que nunca. Por eso os pido que miréis al cielo y pensando en los que no están, en los que nos faltan, gritéis conmigo como ellos gritarían, para que también lo escuchen allá arriba ¡Viva el Sevilla!”