«Llevo unos días en el cargo y es impresionante lo que se mueve en el interior de esa cazuela»

Agustín López, tras confirmarse su cambio de rol dentro del Sevilla FC, dejando el banquillo del Juvenil A para estar en la coordinación de la cantera, fue entrevistado este lunes por SFC Radio para hacer una valoración del cambio: «Es un reto muy bonito y le doy las gracias a Pablo Blanco por haber confiado en mí en este momento. Mi día a día va a consistir en estar lo más cerca posible de Pablo, escucharle, observarle mucho e ir haciéndome poco a poco con el cargo. Es un honor que vaya a compartir conmigo su sabiduría después de toda una vida en el club».

Una vez dentro, López reconoció que la estructura de la cantera es mucho más importante de lo que podría parecer desde fuera: «Llevo unos días en el cargo y es impresionante lo que se mueve en el interior de esa cazuela. No sabemos lo que es el corazón de la estructura hasta que no entramos de lleno. Estoy, como yo digo, en prácticas, intentando adaptarme lo más rápido posible tras 20 años dentro de la casa. Lo afronto como un novato y aprendiendo de todos. Hay que intentar ayudar a todo el mundo en el organigrama, porque el engranaje es amplio y ahora te das cuenta de nuestro éxito no es fruto de un momento puntual, sino que hay mucha gente trabajando en la sombra».

Pese al cambio de rutina que sufrirá, prefiere no decir adiós al trabajo sobre el campo: «Voy a intentar mezclar momentos de despacho con otros en el césped, porque me gusta estar en las trincheras. Seré el nexo de unión entre los entrenadores y el director de cantera. Me gusta mucho este trabajo y voy a intentar facilitar a todos el trabajo».

Para acabar, se refirió a los mensajes recibidos tras la confirmación del cambio: «Hay mucha cercanía con muchos de los jugadores que he tenido a mi cargo en estos 20 años. Hay algunos que me han emocionado con sus mensajes, valorando este salto en mi carrera y además dentro de mi casa. Es un cambio aparentemente radical en mi trayectoria, pero estoy muy involucrado».