Antes lo hicieron Fazio, Jesuli y Reyes

Desde hace bastantes temporadas el Sevilla tiene un claro modelo de planificación deportiva. Más en concreto desde que Monchi llegó al despaccho sevillista, cuando trazó una línea que en raras ocasiones se desvió.

Desde la primera temporada del siglo XXI, la 2000/2001, el club andaluz ha realizado 152 fichajes incluyendo el del regreso de Éver Banega, y precisamente el argentino ha sido un caso excepcional en el mercado en los últimos años.

Con Monchi al frente, sólo tres jugadores volvieron al Sevilla tras marcharse años antes, con distinta suerte. Abrió la veda Jesuli, que tras salir rumbo al Celta de Vigo regresó a su casa cuatro temporadas más tarde. El de Torreblanca no volvió a brillar, jugando solamente 38 partidos, pero formó parte de la plantilla que tantos éxitos logró entre 2006 y 2007.

En el mercado de invierno de la 2011/2012, se produjo la vuelta de José Antonio Reyes, cerrando un círculo que se inició en enero de 2003 cuando fue traspasado al Arsenal, siendo la primera venta de gran valor del club en el presente siglo. El de Utrera, con otra forma de juego, si que pudo triunfar en su regreso, siendo pieza clave en la consecución de tres Europa League de manera consecutiva, siendo el jugador más laureado del torneo.

El último que volvió fue el defensa argentino Federico Fazio. Salió en el verano de 2014 tras pagar el Tottenham su cláusula de rescisión, pero no pudo triunfar en la Premier League y en enero de 2016 volvió al Sevilla como cedido. Pero, sin embargo, su aportación no se pareció en nada a su última temporada exitosa, jugando apenas seis encuentros en la segunda parte de la temporada.

En el presente mercado veraniego ha vuelta Éver Banega, cabiendo destacar como nota curiosa que es el primero que lo hace sin ser canterano. Eso si, puede que no sea el último en regresar a casa, ya que tanto Carlos Bacca como, especialmente, Jesús Navas, suenan con fuerza para reforzar al equipo de Eduardo Berizzo.