Esta semana se conoció la campaña de abonados de cara a la temporada 2017/2018, y tras ello buena parte de la afición sevillista no ocultó su enfado a través de las Redes Sociales, llegando a tachar de «excesivo» el precio de los abonos. No en vano, con el transcurrir de las temporadas, su precio ha ido en aumento a la misma vez que el club seguía logrando títulos.

A toda esta polémica, se le añade la bajada del IVA en los espectáculos, haciéndose eco de ello la afición rojiblanca. Incluso están exigiendo su correspondiente reducción. El Sevilla no se ha pronunciado aún sobre estas protestas. Y es que, pese a la gran bajada del 21% al 10%, el mundo del fútbol está fuera de dicha reducción. Esta reducción solo se aplica a eventos culturales, y no a los deportivos, tal y como queda reflejado en el Boletín Oficial del Estado.