«Ya hemos cambiado el sueño y estamos bien»

Las pretemporadas son un momento muy importantes para los equipos, ya que es el momento donde los jugadores se ponen a tono de cara a la exigente temporada que se avecina, pero se pone más relevancia en los nuevos jugadores. Uno de los nuevos en el Sevilla es el argentino Guido Pizarro, que este miércoles fue entrevistado por los medios oficiales del club: «Se está trabajando bien, de informa intensa como quiere el míster. En el primer partido se han visto cosas positivas y ojalá sumemos entrenamientos con intensidad para llegar a la eliminatoria de Champions de la mejor manera posible».

Reconoció que el famoso jet lag, que acumuló por su llegada desde México, fue un problema al principio: «En los primeros días sí se notó un poco más, porque de donde yo vengo son 14 horas de diferencia. Pero ya hemos cambiado el sueño y estamos bien».

En el plano deportivo, el primer amistoso disputado el lunes le dejó sensaciones positivas: «Fue el primer partido, voy conociendo a los chicos y estamos bien, pero tenemos cosas para mejorar y eso es lo que buscaremos».

Se le preguntó por lo qué es lo que más le está sorprendiendo, y se refirió al compañerismo reinante en el equipo: «Me llamó la atención la unión del grupo, más allá de la jerarquía y la calidad que hay, son todos buenos seres humanos que es lo más importante para conseguir cosas. Eso es lo que más valoro. La calidad individual está a la vista de todos, pero la tenemos que conjugar para lograr los objetivos».

Guido Pizarro en un partido con Tigres | Foto: Univisión

Su sueño era poder jugar en Europa, y con su llegada al Sevilla ha logrado hacerlo realidad. Pero Pizarro no quiere parar aquí: «Es un salto importante que buscaba en mi carrera y que había trabajado mucho, como el de llegar a la selección. Son objetivos personales que estoy cumpliendo pero me quedo con eso. Quiero ganarme un lugar y aspirar a lo máximo».

Tiene confianza en que se adaptará rápidamente el equipo: «Todo va a ser nuevo, pero estoy trabajando y además vine pronto y sumé muchos entrenamientos ya para conocer a los compañeros y que me conozcan. Creo que la adaptación va a ser fácil para mí».

Para conseguir que la adaptación sea más sencilla, los jugadores salieron juntos en la tarde libre que les concedió Eduardo Berizzo por Osaka: «Ayer quedó todo a la vista. Casi todo el grupo fuimos juntos a pasear y a comer y eso no se da en todos lados. Si seguimos así de unidos, vamos a conseguir cosas».