El francés sigue rajando de la directiva sevillista

El francés Adil Rami no ha dejado el Sevilla FC con mucha alegría y así lo volvió a corroborar el miércoles en la rueda de prensa de presentación de presentación con su nuevo club, el Olympique de Marsella.

No en vano, el galo debería haber cobrado el 10% del traspaso tal y como estaba firmado en el contrato que firmó con el club hispalense en el verano de 2015. Según apuntan desde Francia, la directiva del Sevilla le puso como condición al defensa galo que renunciara a tal cláusula para dejarle salir al club marsellés. Al final, con el traspaso cerrado por 6 millones de euros, Rami acabó renunciando a una cantidad cercana a los 600.000 euros.

Una semana más tarde, el ex del Sevilla no ocultó su enfado con la directiva del club de Nervión: «La verdad es que estaba tranquilo. Sabía que el Marsella me quería y eso me ayudó a llegar aquí. Lo que hizo el Sevilla en las últimas, la verdad es que no demostró mucha clase. Ahora lo importante es que estoy aquí y quiero pensar en le presente y en el futuro».