Rechaza la oferta del Atlético de Madrid, que daba por hecho su fichaje

Saltó una noticia inesperada en el seno del Sevilla FC este lunes. El canario Vitolo, que parecía tener hechas las maletas para salir rumbo al Atlético de Madrid previo paso hasta enero por la UD Las Palmas, llegó a un acuerdo con el club hispalense para prolongar su contrato hasta 2022, ya que el actual acababa en 2020, además de aumentar de manera considerable su ficha. Cobrará ligeramente por encima de los tres millones de euros, al igual que el recién llegado Éver Banega. Y su cláusula también aumenta, pasando de los 40 actuales, hasta los 50, la misma cantidad que Luis Muriel, otro de los fichajes.

Ha sido una renovación llevada rápidamente y en secreto durante el pasado fin de semana, dando la directiva sevillista un serio golpe en la mesa pudiendo tener en la plantilla, al menos durante un año más, a uno de los líderes y capitanes del vestuario. El canario ha decidido prolongar su contrato debido a las dudas que han surgido en las últimas horas en el Atlético de Madrid respecto a la validez de su contratación, además de las dudas del futbolista teniendo un Mundial al final de la próxima temporada. Todo esto ha permitido al club sevillista mover todas sus piezas para convencer a Vitolo de que su mejor opción era seguir en el equipo.

El jugador llegará en pocas horas a la capital hispalense tras su vacaciones, y se pondrá a las órdenes de Eduardo Berizzo junto al resto de sus compañeros el próximo miércoles, por lo que viajará al stage en Japón.