El francés Clément Turpin fue el encargado de impartir justicia en el encuentro correspondiente a la ida del playoff de la UEFA Champions League entre el Istanbul Basaksehir y el Sevilla FC, disputado en el estadio Fatih Terim. Durante el transcurso del mismo y tras al conclusión apenas se habló del arbitraje, ni en un bando ni en otro, algo que siempre es señal de un trabajo bien hecho. En general, poco que destacar, salvo dos acciones.

Minuto 84: segundo gol del Sevilla. El recién incorporado Jesús Navas asiste desde el carril diestro a Ben Yedder que, con la espuela, culmina la jugada con el definitivo 1-2. Algunos jugadores locales reclamaron posición antirreglamentaria del ariete francés, pero en la repetición se observa como este parte en posición correcta.

Ben Yedder parte en posición correcta.

Minuto 92: Mahmut cae dentro del área y reclama penalti de Banega tanto él como el entrenador Abdullah Avci. El colegiado decide no señalar nada. La verdad es que el argentino pone en peligro el resultado del Sevilla, pues puede apreciarse como agarra tímidamente al rival. No parece suficiente como para señalar pena máxima, pero sin duda podemos decir que «se la jugó».

Sin más, arbitraje que pasó desapercibido el de Turpin, que amonestó a Emre Belözoğlu por parte local, y a Mercado y Pizarro en el bando visitante. La nota para él es un 8.

Foto: sevillafc.es