Síguenos en

Artículos de opinión

Antonio Puerta y el Trofeo de nunca jamás

Yo no quería ir al campo esta mañana por la noche ni que tu cara comandara la fachada de fondo de nuestro templo. Tampoco se me pasó por la cabeza que algún día tendrías una estatua en la ciudad deportiva, allá donde comenzaste a forjar tu leyenda. Me entristece que haya una calle en tu barrio que lleva tu nombre y que la escuela de fútbol de la entidad, donde cientos de críos sueñan con acercarse a lo que tú hiciste, lo haga bajo tus siglas. Me da pena oír tu nombre cada domingo cuando llega el minuto 16 y me entristece que tu dorsal se reserve para los que saben, como sin duda tú sabías, lo que significa llevar ese escudo en el pecho.

Yo lo que quería era verte en el costado izquierdo, arriba o abajo, donde fuera, subiendo y bajando sin parar. Yo esperaba seguir tu carrera desde mi asiento de gol sur, portando el brazalete, sorteando rivales con tu magia, con tu zancada y con tu pierna izquierda, la que nos cambió la vida. Te veía ganando más de lo que te dio tiempo a ganar, siendo importante en la selección y por qué no, levantando la Copa del Mundo con tu amigo Jesús, que por cosas del destino lleva hoy tu número en la espalda. Pero no pudo ser Antonio. Sin embargo todas las cosas que he dicho al principio, aunque me produzcan pesadez, le sirven en el día a día a tu equipo para tener un referente, un modelo de esfuerzo y profesionalidad al que poner como ejemplo a cualquiera que le apetezca afiliarse a esta locura que es sentirse sevillista.

Y en Agosto, cuando de nuevo se acerca esa fecha fatídica en la que te perdimos vuelve tu trofeo, ese que nunca jamás quisimos  pero que entre otras cosas nos ofrece una oportunidad más para demostrar que ni podemos ni queremos olvidarte. Necesitábamos darle lustre a tu partido, sencillamente porque mereces que el ambiente, que el fútbol que se vea sea de calidad. Me agrada el giro internacional que se le ha dado estas dos últimas ediciones al Trofeo, apostando por equipos de importante calado. Llega la Roma este año, con ínfulas sevillistas en su nuevo adn, saben quién fuiste y lo que hiciste por nosotros. Así que ya sólo queda que los nuestros se pongan a sudar y te brinden la primera victoria de un nuevo curso, que como ya es costumbre, se presenta más interesante incluso que el anterior.

Sé que estarás atento a lo que pase, como siempre, que te fijarás en quién anda por tu costado, que sonreirás cuando escuches tu nombre y que cantarás los goles como si fueran decisivos. Seguramente te entren ganas de ponerte las botas y echar a correr tras el balón pero ya no hace falta Antonio, tu descaro, tu pasión, tu orgullo y tu ejemplo no necesitan vestirse de futbolista, corre por las venas de todos y cada uno de los que vimos cómo un chaval de Nervión, un jueves de feria, nos señaló con un zurdazo el camino hacia la gloria.

Llega de nuevo tu día Antonio, se abren para tí un año más la puerta del Ramón Sánchez Pizjuán y yo, tonto de mí, aún te echo de menos.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

UEFA Champions League - Previa PlayOff Vuelta

Sevilla FC

Istanbul Basaksehir FK

Ramón Sánchez-Pizjuán

22/08/2017 · 20:45h

Antena 3

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 1

Sevilla FC
1 - 1
RCD Espanyol

Más en Artículos de opinión