El Sevilla cumple en Turquía y tiene pie y medio en la fase de grupos de la Champions League. Los goles de Escudero y Ben Yedder encarrilan un pase que debe cerrarse en Nervión. El técnico Eduardo Berizzo se ha mostrado satisfecho por el resultado, pero advierte que aún no se ha logrado el objetivo: «Nos llevaban a campo propio y se adueñaron del partido. Nos generaron peligro. Me hubiera gustado ejecutar la presión, que en el primer periodo dio sus frutos. Estamos contentos, pero no confiados. Esto no está cerrado».

Berizzo ha destacado la importancia de los dos goles: «Este es un paso muy importante, más con este resultado. Hemos conseguido anotar dos goles fuera de casa y eso es importante de cara a la vuelta«. Finalmente, no ha dudado en resaltar que N’Zonzi tiene un papel clave en sus planes: «Él lo sabe, no necesita que yo se lo explique. Un jugador top con una presencia física descomunal que cualquier entrenador querría tener. Ojalá podamos seguir contando con él después del 31 de agosto».