Ilusión y prudencia a partes iguales. Tras el sueño vivido con la clasificación para el play-off de ascenso el año pasado, el Huesca vuelve a colocar los pies en la tierra. Una nueva temporada en la que, pese a tener la permanencia como objetivo primordial, los oscenses buscarán volver a colocarse el cartel de equipo revelación y tratar de dar la sorpresa. 

Pese a los cambios producidos en la parcela deportiva, el cuadro aragonés ha conseguido mantener el bloque principal en este último mercado estival, logrando retener a pilares importantes como Akapo, Vadillo o Melero. No obstante, también se han producido ciertos cambios en el plantel. Las posiciones más reforzadas han sido la portería, con la llegada de Bardají y de Álex Remiro,y la delantera, gracias a la incorporación del ‘Cucho’ Hernández y del ex malaguista Rescaldani. 

Al mando, una cara ya conocida del fútbol español. Tras su paso por el Sporting de Gijón, Rubi es el técnico encargado de prolongar la ilusión y el entusiasmo que el cuadro oscense dejó la pasada temporada. La principal fórmula del entrenador catalán para su nuevo Huesca es el equilibrio. Un 4-2-3-1 donde el mediocampo cobra una importancia vital, convirtiéndose en trivote a la hora de defender y desplegándose hacia el ataque cuando corresponda, quedando así dos centrocampistas y siempre un hombre más adelantado hacia la zona de tres cuartos de campo, que bien podría ser Melero o Aguilera. La velocidad y chispa de Vadillo por la banda izquierda también es un arma peligrosa del conjunto oscense.

Posible alineación del Huesca ante el Sevilla Atlético | Foto: FootballUser

Hasta ahora, pocas conclusiones se pueden sacar del arranque liguero del Huesca. Derrota inicial en Soria, victoria ante el Lorca y empate en El Sadar la pasada jornada. Sin embargo, este miércoles, los oscenses recibieron el varapalo de caer eliminados en Copa del Rey a las primeras de cambio (0-2 ante el Valladolid). Un revés moral que podría servir al Sevilla Atlético para aprovecharse y obtener un buen resultado de su visita a tierras aragonesas.

Claves

  • El partido se jugará en el centro del campo. El equilibrio del Huesca se halla en la medular, especialmente en el pivote formado por Melero y Aguilera, tanto para ejercer el control del balón como para dificultar el juego interior del rival.
  • Vadillo y Gallar tienden a crear peligro por las bandas, aprovechando su habilidad y  chispa para llegar con facilidad al área contraria.
  • El Sevilla Atlético podría aprovechar el revés moral que significó para el Huesca la eliminación de Copa del Rey el pasado miércoles.