Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Spartak Moscú 5-1 Sevilla FC

Revolución rusa

1917. Lenin lidera la revolución que acabaría con el régimen de los zares. 2017.  El Spartak de Moscú hace tambalear el próspero reinado de los sevillistas en Europa, que nunca habían sufrido una derrota tan sonrojante en su reciente periplo por el antiguo continente. En ambos casos, los perdedores parecían ser superiores a su rival. En las dos ocasiones, derrotas inesperadas. Han pasado cien años y el paralelismo es inevitable relatarlo.

En la noche de ayer martes, el Sevilla no fue ese monarca que aparece con mano firme en las noches europeas. Ni ante un rival propicio para confirmar su reinado, consiguió demostrar su teórica preeminencia, ni habiendo rotado hasta la saciedad, ni incluso planteándose ocasiones que ninguno de los aficionados podría haber podido imaginar. Sin actitud para desarrollar aptitudes, los nervionenses sufrieron un baño futbolístico que confirma, sin dudas, que ganar sin buenas sensaciones se convierte en un problema a la larga. Pan para ayer, hambre para hoy.

Si atendemos a los análisis en los que todos los medios desgranaban al rival hispalense, Berizzo sólo debía incidir en dos ideas: 1. Que Quincy Promes no recibiera con espacios para explotar su velocidad 2. Controlar el balón y evitar contragolpes. No era tan difícil pero, sí, la primera en la frente.

Los moscovitas incorporaban a muchos efectivos hacia el interior y Pizarro, sólo en la batalla, era incapaz de evacuar tanta agua que se filtraba. El argentino tenía que estar en todos lados. Quien mucho abarca, poco aprieta, eso pasó. Primero, ni Michael Krohn-Dehli ni Banega se pusieron junto al ex de Tigres para una mejor ocupación de espacios; más tarde, con el empate a uno en el marcador, el técnico rojiblanco tampoco tuvo capacidad para introducir a Geis y tapar el agujero que más tarde condenaría a su equipo.

A esa circunstancia en la que los locales hacían daño en cualquier salida de pelota, las transiciones andaluzas se volvían un lastre para sorprender a un equipo que, como hemos mencionado, basa su juego en el repliegue en campo propio para contragolpear a la más mínima. La lentitud a la hora de pasar de una línea a otra, hacía que los de rojo se reagruparan sin problemas. Imposible encontrar un hueco, y cuando se hacía lo propio se fallaba ante el guardameta Selikhov. Los sevillanos fallaron en lo que los rusos no: la efectividad.

Si velocidad faltaba por dentro, también se echó de menos por fuera. La hiperpoblación rusa del juego interior debía propiciar una respuesta externa que ni Nolito ni, en menor medida, Sarabia consiguieron explotar esa necesidad.

Правда. ‘Pravda’. En ruso, como el periódico que dirigía Dostoievski con su hermano, significa verdad. De eso se llevó también un retrato el combinado de Nervión, que deja claro que esto debe servir como una cura de humildad que transmita a quienes se deba transmitir, que las rotaciones se hacen siempre teniendo en cuenta una columna vertebral de la que, a día de hoy, el Sevilla carece.

Manuel López

Estudiante de periodismo – Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

UEFA Champions League - Jornada 5

Sevilla FC

Liverpool FC

Ramón Sánchez-Pizjuán

21/11/2017 · 20:45h

beIN Sports

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 12

Sevilla FC
2 - 1
Celta de Vigo

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis