El Sevilla no levanta cabeza y hace saltar todas las alarmas de crisis. Diez goles ante tres rivales que se presuponen directos y una imagen espantosa de equipo sin alma y sin rumbo. Eduardo Berizzo, del cual muchos piden ya su cabeza, ha vuelto a mostrarse dolido tras la goleada del Valencia; y así ha respondido sobre la posibilidad de su destitución: 

«No le temo a esas cosas, temo no encontrar la solución a los problemas, después de una derrota así todo es pesimismo pero con el paso del tiempo hay que levantar la cabeza y trabajar. El máximo responsable de esta situación soy yo».

Sobre el Valencia fue claro: «En ataque se volvieron imparables, hicieron ataques rápidos que no pudimos detener, y en todas las situaciones nuestras de peligros elegíamos mal. En la 2ª parte lo intentamos pero cuando te desordenas puede ocurrir lo que pasó. Nuestro rival fue superior por velocidad y practicidad de sus atacantes».

Finalmente, concluyó hablando del futuro: «Después de Moscú, no llevarnos este resultado nos golpea otra vez. Pero así es el fútbol, debemos recomponernos y buscar soluciones. Es mi intención, siempre suceden situaciones desagradables y derrotas en el fútbol. En Champions recibimos cinco goles y hoy cuatro, pero siempre hay un futuro cercano que te alienta. En la naturaleza del entrenador y de los jugadores está el recuperarse siempre».