El madrileño Carlos del Cerro Grande arbitró el partido correspondiente a la jornada 12 en Primera División entre el Sevilla FC y el RC Celta de Vigo disputado este sábado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. Aunque en la mayoría de las acciones importantes estuvo acertado, el colegiado no anduvo nada fino a la hora de mostrar las tarjetas amarillas, con un criterio extraño (faltas similares en ambos bandos pero con castigos diferentes) que llegó a impacientar mucho a los aficionados. Vamos a repasar las jugadas más destacadas:

Minuto 13: gol anulado a Pione Sisto por mano. En la repetición vemos como el extremo del RC Celta se ayuda del brazo para controlar el balón y, por tanto, el gol no sube al marcador de forma acertada.

Minuto 61: los jugadores visitantes reclaman mano de Escudero dentro del área. En las imágenes se muestra como, efectivamente, la pelota toca en el brazo del lateral sevillista, pero está pegado al cuerpo, sin ocupar un espacio extra, y por tanto no es penalti. Acierto.

Minuto 62: Iago Aspas protesta de forma exagerada el penalti inexistente comentado anteriormente de Escudero. Del Cerro Grande incluso detiene la jugada para mostrarle la cartulina amarilla, pero el delantero sigue protestando hasta un minuto después de haber sido amonestado, por tanto pudo ver la segunda y acabar siendo expulsado. El árbitro tuvo demasiado aguante con él.

Sin más, un arbitraje como decimos aprobado en las acciones más polémicas, pero nos dio la sensación de que el madrileño no empleó el mismo criterio para los dos conjuntos. La nota final para él es un 6.

Foto: LaLiga.