Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Sevilla FC 2-1 Spartak de Moscú

Y al tercer día, presionó

Si acudimos directamente a los numerosos análisis que escribimos un servidor y todos los compañeros de la prensa sevillana cuando se consumó el fichaje de Eduardo Berizzo por el Sevilla, todos coincidíamos en dos matices: 1. Era más vertical que Sampaoli 2. Su seña de identidad era la presión al hombre. Tras meses de trabajo, el mismo se vio plasmado para cuajar el encuentro más puramente Berizzo para confirmar las sensaciones dadas a raíz de los cambios.

Con la idea de evitar el descalabro que se dio en Moscú y en Valencia, el preparador técnico sevillista volvió a disponer del doble pivote N’zonzi-Pizarro para, así, dotar de potencia física al interior y casi eximir de trabajo defensivo a la línea de mediapunta. El francés se descolgaba con algo más de libertad, dejaba espacio defensivo a Pizarro, y volvía a verse su mejor versión. La idea era ser continuo dominador de la pelota y, en caso de pérdida, tener la gente justa en defensa para no sufrir. Menos 15 minutos del total del partido, objetivo conseguido.

Los pupilos del argentino salieron con la convicción de presionar arriba a los moscovitas, a los que efectivamente no le duraba la pelota ni tres toques. Parecía un partido de frontón: el esférico volvía automáticamente con la presión adelanta al hombre que tan bien le había venido al técnico sevillista en Vigo. Eso sumado a la movilidad ejemplificada, sobre todo, en Banega cayendo a las bandas, dio origen a una superioridad aplastante que duró hasta que el físico dijo basta con el 2-0 en el marcador.

Probablemente, de no tener que gastar los cambios obligatoriamente por las lesiones y con el contexto de que los visitantes se habían convertido en un equipo largo y precipitado en busca del empate, Muriel hubiese tenido hueco con espacios por delante que explotar. No fue así y, de esa forma, los rusos adquirieron ventaja en el cansancio de algunos efectivos sevillistas que sí pedían a gritos la sustitución. A pesar del susto en forma de tanto de Ze Luis, todo fue más bien sensación de peligro que peligro concretado. Los rivales nervionenses se centraron únicamente en poner balones en largo que fueron repelidos sin problemas por los zagueros locales.

Victoria de quilates para los sevillistas que, tras estos tres puntos, ya dependen exclusivamente de ellos para pasar a la siguiente ronda de la máxima competición continental de fútbol. Las sensaciones cambian a la par que el equipo se desvincula de los automatismos amateuristas de la pasada campaña, para parecerse cada vez más a su entrenador.

Manuel López

Estudiante de periodismo – Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

UEFA Champions League - Jornada 5

Sevilla FC

Liverpool FC

Ramón Sánchez-Pizjuán

21/11/2017 · 20:45h

beIN Sports

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 12

Sevilla FC
2 - 1
Celta de Vigo

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis