Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | NK Maribor 1-1 Sevilla FC

Sin actitud no hay aptitud

El trabajo de meses y meses tenía punto de inflexión en la localidad eslovena de Maribor. Sólo valía puntuar para no depender de los rivales. Había que ser tan certeros como conscientes de la situación. Tenía el Sevilla que superar al rival más endeble del grupo para no tener que mirar de reojo a cualquier acontecimiento que tuviera lugar en las orillas del Mersey.  Al final, inconscientemente, te relajas y terminas especulando con el marcador a sabiendas de la dificultad que tenía quedarse fuera.

Si me preguntaseis ahora por el equipo más lento en transición de todo el continente europeo, probablemente os respondería que el Sevilla. El ritmo que impone a su fútbol, sobre todo ante equipos del calado del que tenía ayer por delante, de los que repliegan bien y salen a la contra, es una facilidad extra para el contrario. Al no mover rápido el esférico, los de morado se reagrupaban fácilmente, con el agravante de que a esa lentitud se le sumaba una horizontalidad que se ha repetido ya en numerosos encuentros. Poco verticales, poco rápidos y, encima, con el marcador en contra.

Asimismo, como es lógico, el único momento  en el que las líneas locales se separaban y dejaban espacios a explotar, era cuando salían a la contra. Cualquier robo en campo contrario cuando intentaban ejecutar esas salidas, hubiera cambiado el guión del partido en clave rojiblanca, pero eso no ocurrió ni una sola vez. Otra facilidad para los eslovenos.

El panorama podía ser peor. Los nervionenses, que estaban polarizando casi todo el juego por dentro, encontraban salida por fuera para “percutir” con Mercado. Lateral de poco recorrido ofensivo y falto de claridad de ideas al acercarse al área de Handanovic. Era imposible hacerles daño a pesar de tener la posesión en un porcentaje bastante más alto. Krohn-Dehli demostró que es más un recurso que utilizar cuando se va con ventaja en el marcador, que un como parte de un plan inicial en el que proponer.

Además, a todas estas circunstancias se unía el poco desborde de Correa y la falta de un filtrador que aligerase las transiciones. Esto último se solucionó con la entrada de Ganso, que mejoró con creces la imagen del equipo nada más salir, llegando incluso a meter el gol del empate.

Los sevillistas, sabiendo que el próximo sábado tienen guerra en el Santiago Bernabéu, se ciñeron a la ley del mínimo esfuerzo para sacar el punto necesario de cara a estar en la siguiente ronda de la UEFA Champions League. Por mucha calidad que tengas, si no le metes intensidad no sirve de nada. Fueron más prácticos que bonitos. Siguen sin perder.

Manuel López

Estudiante de periodismo – Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 17

Real Sociedad

Sevilla FC

Municipal de Anoeta

20/12/2017 · 21:30h

beIN Sports LaLiga

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 16

Sevilla FC
0 - 0
Levante UD

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis