Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Sevilla FC 3-5 Real Betis

Foto: Antonio Pozo

Locura para locos

Viendo el partido de ayer, cualquiera que fuese un aficionado neutral podría incidir en la idea de que asistió a un gran espectáculo de fútbol. No seré yo el que les quite la razón, pues evidentemente el encuentro estuvo bastante entretenido. Hubo goles e incertidumbre dentro de una igualdad negativa. Pero, claro, viéndolo por otro lado, es normal que eso pasara viendo los onces que ambos contendientes ponían en liza: entraba Boudebouz en el Betis y en el Sevilla, ante la sensible baja de Pizarro, se apostaba por lo arriesgado del Mudo.

Quique Setién llevaba casi dos semanas preparando este partido. Sabía que no había otra oportunidad igual de acechar a un rival cuya certidumbre había quedado reducida a nada con la llegada del nuevo entrenador. Los sevillistas, tras una semana con el técnico italiano y el encuentro copero de por medio, poco margen tenían. El cántabro pobló el centro del campo en busca de la superioridad numérica, cosa que hubiera conseguido de no ser porque Banega apareció en el guión como estrella principal del cartel.

El ex de Newells, lejos de jugar de interior como se planteaba, cogió la batuta del envite como regista (pivote posicional). Es tan bueno que es capaz de hacerlo bien ahí, sobre todo cuando su equipo posee la pelota, pero sin ella se ahogaba. No es ni será un robador nato. De tal forma, en fase defensiva necesitaba un centrocampista de ayuda que debía ser N’zonzi, pero el centro del campo estaba erróneamente escalonado: el francés estaba más cerca de Mudo que del propio Ever.

Los locales presionaban alto y en la mayoría de duelos salían victoriosos ante la tentativa del Betis de tener el esférico más para defenderse que para atacar. El problema aparecía cuando esas líneas de presión se sobrepasaban. Banega sólo contra el mundo y a persignarse. En cualquier caso, aunque se robaba por dentro, lo ofensivo siempre se desatascaba por fuera: Escudero era la solución continua al recibir sin marcaje o, mejor dicho, con un Boudebouz que trabajaba en lo que no era lo suyo.

La primera parte del conjunto nervionense, de no haber sido por lo flagrante de esos fallos, probablemente hubiese entrado dentro del compendio de mejores minutos de fútbol en la actual temporada. Verticalidad, presión y dominio sobre la cuerda floja que, para suerte del Betis, no se había traducido en una diferencia material en cuanto a goles; para suerte del Sevilla, los goles verdiblancos se habían contestado lo suficientemente rápido para contenerlos.

Si todo seguía igual, indudablemente el partido sería rojiblanco. Pero lógicamente todo cambia. Se desaprovechó la oportunidad de rearmar al batallón con Geis en el centro haciendo las de cierre y liberando a Banega. Tras el descanso, los de Montella se acordaron del partido contra el Cádiz y de la presión tras pérdida de la primera mitad. Físicamente se habían encontrado déficits ‘berizzistas’, pero desde la llegada del exentrenador del Milán eso esa ha confirmado. A partir de ahí confluyen dos decisiones. Una por parte de cada bando. Setién pasa a Guardado a banda  para tapar a Escudero; el italiano mete a Correa por el Mudo para dar más velocidad a las transiciones. El primero triunfó y el segundo no. Fútbol.

El Betis hizo todo lo que tenía que hacer para ganar. No hizo el camino más bonito pero sí el más efectivo: atizar a su rival en los momentos de clímax y hacer una lectura más pragmática del partido porque, al fin y al cabo, los cambios, así como los planteamientos, los hacen buenos los resultados. Aún le queda mucho por trabajar al bueno de Montella, pero en una semana los progresos han sido suficientes como para que pensemos que este encuentro tan sólo fue un tropiezo.

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Último partido

Amistosos - Amistoso

Linares Deportivo
0 - 6
Sevilla FC

Próximo partido

International Champions Cup - Pretemporada

Sevilla FC

SL Benfica

Letzigrund

20/07/2018 · 20:05h

La Liga TV

Más en Análisis