Síguenos en

Sevillistas por el mundo

Sevillistas por el Mundo | Cuatro nombres para 2018

En esto del fútbol dos más dos no siempre son cuatro. Y gracias a Dios porque si hay algo que hace del fútbol un deporte tan apasionante y totalmente adictivo es la fuerza de lo imprevisible que contiene. Un equipo pequeño puede doblegar a todo un grande, una conjunción de galácticos no tiene porqué campeonar y el futbolista que es dios en un club puede convertirse en el mayor de los fiascos en otro equipo y viceversa. De hecho, en este regreso de Sevillistas por el Mundo a las páginas de Nervioneo vamos a hablar de varios jugadores que no saborearon las glorias del triunfo (personal) en nuestro club pero sí lo están haciendo en otros equipos. Ese nexo común nos sirve para comprender lo complicado que es no sólo el fútbol sino la propia existencia humana que hace que las mismas personas con las mismas cualidades puedan pasar del cero al infinito con sólo pocos cambios en su entorno. Tal vez otro entrenador, quizá otra ciudad, quién sabe si las amistades o al final alcanzar esa madurez que te hacen saltar la chispa de la excelencia pueden convertir lo negro en blanco.

LUIS ALBERTO (Lazio).

LUIS ALBERTO en uno de sus partidos con la Lazio | Foto: Diario AS

Luis Alberto (San José del Valle, 1992) hasta hace apenas unos meses estaba abocado a convertirse en una de esas eternas promesas que hace su carrera futbolística en equipos de nivel medio sin llegar nunca a dar el gran salto. Despuntó en la cantera compartiendo vestuario con Campaña (Levante), Bernardo (Girona), Jozabed (Celta), Alberto Moreno (Liverpool) y subió al primer equipo, pero sólo siete partidos después Monchi decidió cederlo al FC Barcelona para su filial y más tarde traspasarlo al Liverpool por 8 mills.€. En las Islas Británicas no encontró su juego. Sólo vimos pequeños destellos del enorme tesoro que escondían sus botas y su cerebro en La Coruña y Málaga donde estuvo cedido. Y en agosto de 2016 los reds lo traspasan a la Lazio por la mitad del precio que le costó.

                Los comienzos en la capital imperial parecían abocarle al fracaso: pocos minutos, juego inconsistente, mucha calidad de la que dejaba pequeños detalles en todo un partido (parece que estoy hablando de Ganso) hasta que llegó su momento. Esto del fútbol es complicado y Luis Alberto se puso en manos de un experto en “coaching” y la magia tanto tiempo oculta surgió. Fue decisivo en la final de Supercopa que los laciales se llevaron frente a la Juve, ha acumulado asistencias, ha hecho golazos en la Serie A con la misma facilidad y genialidad que cuando jugaba en juveniles, ha sido convocado por Lopetegui y el Mundial está a las puertas.

IAGO ASPAS (CELTA)

En otras ocasiones no es la cabeza, ni las lesiones las que te alejan del triunfo sino llegar en el momento menos favorable. ¿Qué hubiera sido del Príncipe de las Bateas si ahora mismo formara parte de la plantilla sevillista? Sin embargo, Iago Aspas (Moaña, 1987) se encontró con el mejor Bacca y el mejor Gameiro y con un entrenador para el que jugar con dos delanteros no era la mejor opción. No se puede decir que el gallego fuera un fiasco, no se puede decir que no tuviera el cariño de la afición, incluso no se puede decir que no cumpliera porque cuando jugó marcó pero…no triunfó.

ASPAS celebrando un gol con el Celta | Foto: Promosport.com

De regreso a Vigo volvió también el gran delantero. En la temporada pasada el de Moaña marcó 19 tantos que le valieron para recibir el premio Zarra al mayor goleador nacional en la temporada. Además, volvió a la Selección y consiguió alcanzar un hito histórico con el Celta (bajo las órdenes de Berizzo: las semifinales de la Europa League que perdió contra el Manchester United de Mourinho. En la segunda temporada desde su regreso a Vigo, el delantero sigue con las mismas perspectivas: 11 goles, sólo por detrás de Lionel Messi y de Luis Suárez.

DIEGO PEROTTI (AS ROMA)

                Dicen que Diego Perotti (Moreno, 1988) estuvo a punto de abandonar el fútbol en sus meses más negros en Sevilla. Diego, igual que Fede Fazio, había llegado a Sevilla como una joven promesa del fútbol argentino para reforzar al filial, continuar formándose y si era posible llegar el primer equipo. Perotti fue quemando etapas a marchas forzadas y no sólo llegó al primer equipo sino que terminó por convertirse en el dueño de la banda izquierda desbancando al almeriense Diego Capel. Alcanzó su cenit rojiblanco entre las temporadas 2009-10 y 2010-11, incluso logrando la quinta Copa del Rey del Sevilla FC. Pero ya en aquella final no pudo estar por una lesión en la pierna izquierda, la misma que en el caso de su padre – el “mono” Perotti, jugador de Boca -, le había llevado a una retirada prematura.

PEROTTI en un encuentro con la Roma | Foto: El Confidencial

Las lesiones se sucedían, recaída tras recaída. Poco a poco Diego Perotti se fue alejando de su mejor versión. Problemas musculares, las vueltas que da el coco, malas decisiones y peores compañías,…El argentino probó de todo, por ejemplo un cambio de dieta o volver a Argentina. En este caso la cesión a Boca Juniors en la temporada 2013/14 no pudo ser más desastrosa. Sólo dos partidos. De vuelta a Europa y con una situación ya insostenible Perotti fue traspasado al Genoa y reapareció el “monito”. Su temporada con el Genoa fue excepcional y la Roma no tardó en echarle el lazo. Desde su llegada en el mercado invernal de 2016 Diego en plena madurez se ha convertido en un fijo en la Roma primer con Spalleti en el banquillo, ahora con Di Francesco. Para conocer la confianza en sí mismo que tiene el argentino basta con buscar el “penalti andado” con el que se encarga de materializar la pena máxima.

CIRO IMMOBILE (LAZIO)

                El caso del italiano Ciro Immobile (Torre Annunziata, 1990) es diferente porque sólo ha triunfado en Italia, en la Serie A. Tanto en el Borussia Dortmund como en Sevilla el jugador italiano fracasó y apenas pisar la península italiana volvió a enviar balones al fondo de las mallas. 48 tantos en las dos temporadas desde que se fuera de Sevilla por 2 goles en la Liga y 3 tantos con el Borussia en la Bundesliga. Y es que Ciro parece un jugador diferente dentro y fuera de la península Italiana. De hecho, antes de la salida al extranjero Immobile había logrado 22 goles con el Torino en la temporada 2013/14 justo antes de que marchara a Dortmund por 18 mills.       

                En Sevilla el delantero no disfrutó ni un solo partido completo y hace unos meses se explayó con unas declaraciones en las que afirmaba que “En Sevilla, si lo hacía bien, luego me quedaba fuera”. Y evidentemente algo de eso hubo. Emery no se la jugó con el italiano y con una situación similar a Iago Aspas, el italiano quedó por detrás del galo Gameiro y de Llorente. Monchi desveló en una conversación que el italiano no tenía confianza y eso le llevó a jugar con ansiedad en el Sevilla. La competencia, la presión, la cercanía de la Eurocopa,…

Jesús Campos

Seguimos a todos los futbolistas y entrenadores que han desarrollado parte de su carrera en el Sevilla FC, especialmente a los canteranos.

Comentarios
Publicidad

Último partido

Amistosos - Pretemporada

Real Murcia CF
0 - 2
Sevilla FC

Próximo partido

Amistosos - Pretemporada

Sevilla FC

SL Benfica

Letzigrund

21/07/2018 · 18:00h

beIN Sports LaLiga

Más en Sevillistas por el mundo