El rumano István Kovács, de 33 años, fue el encargado de dirigir el encuentro correspondiente a la vuelta del play-off de la UEFA Europa League entre el Sevilla FC y el SK Sigma Olomouc disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán (3-0). El historial del colegiado nos hace ver que los equipos de casa a los que arbitra suelen ganar muy pocos partidos. Es, por así decirlo, anticasero. Y este jueves vimos algunas acciones que lo demuestran, especialmente a la hora de señalar las faltas, para las que utilizó un criterio extraño.

Se cometieron un total de 24 faltas: 14 hizo el Sevilla FC, por 10 del Sigma Olomouc, mostrando tan solo una cartulina amarilla, a Banega en el minuto 60.

Minuto 9: gol anulado a Nolito. En las imágenes vemos como el gaditano suelta el brazo e impacta en el rostro de Sladky y el tanto está bien invalidado.

Minuto 92: gol anulado a Ben Yedder por fuera de juego. En la repetición se ve cómo el delantero se encuentra en línea y el tanto debió subir al marcador.

Como conclusión, el colegiado, aunque no influyó en el resultado, tomó algunas decisiones un tanto raras. La nota final para István Kovács es un 6.