El sueco Bojan Pandžić se encargó este jueves de dirigir el encuentro correspondiente a la ida de la Q3 de la UEFA Europa League, que enfrentaron al Sevilla FC y al FC Zalgiris en el Ramón Sánchez-Pizjuán y concluyó con triunfo por la mínima del cuadro hispalense.

No fue un partido cargado de faltas: diez cometió el Sevilla, por ocho del Zalgiris, saldándose con dos tarjetas amarillas para el conjunto lituano, ambas en la segunda parte (Mbodj y Simkovic). Como jugada polémica, destacar una:

Minuto 20: Amadou dispara y Mbodj corta la trayectoria del balón con su brazo, que lo tiene despegado. El colegiado decidió no indicar nada pero en la repetición vemos como debió haberse señalado penalti.

Más allá de eso, el arbitraje del sueco fue bastante acertado. La nota final para él es un 8.