Ricardo de Burgos Bengoetxea, del comité vasco, arbitró este sábado el partido correspondiente a la jornada 22 en Primera División entre el RC Celta de Vigo y el Sevilla FC disputado en el estadio de Balaídos (1-0). En la sala VAR se encontraba el madrileño Carlos del Cerro Grande.

Estuvieron bastante repartidas las faltas a lo largo del encuentro. De las 25, trece cometió el conjunto de Cardoso, por doce del equipo de Pablo Machín. Se mostraron hasta ocho cartulinas amarillas, cuatro en cada bando: Yokuslu, Beltrán, David Costas y Brais Méndez en el Celta; Sarabia, Sergi Gómez, Ben Yedder y Banega en el Sevilla.

Minuto 21: falta de Maxi Gómez a Arana. El lateral brasileño acaba sangrando por la nariz y tuvo que ser sustituido a los pocos minutos. La infracción es clara y el colegiado debió amonestar con amarilla al delantero del RC Celta.

Minuto 89: agarrón de Brais Méndez a Banega y este reacciona echando el brazo hacia atrás. El árbitro decide resolver la jugada con una amarilla para cada jugador, y seguramente acierta, aunque también es verdad que Ever se jugó la expulsión y, de haberla visto, no tendría motivos para quejarse.

Por lo demás, no fue un arbitraje polémico ni cargado de acciones complicadas para De Burgos Bengoetxea. La nota final para él es un 7.

Foto: LaLiga.