El Sevilla FC recibe al Rayo Vallecano en una auténtica final para ambos conjuntos. Los de Paco Jémez se encuentra últimos con 27 puntos y saben que no conseguir la victoria puede suponer perder las pocas opciones de permanencia que tienen. Los equipos de la zona baja de la tabla están consiguiendo sumar, pero el conjunto vallecano no consigue esa regularidad para salir del pozo.

La llegada del entrenador canario para salvar al conjunto vallecano le ha dado al Rayo cierta riqueza táctica. Con Jémez, el conjunto madrileño cabalga entre un 4-1-4-1 y un 4-2-3-1 que busca progresar y ser muy vertical desde atrás, desde sus centrales. Con Mario Suárez apoyando la salida de balón y hombres como Pozo y Medrán actuando de interiores, el Rayo arriesga, pero trata mejor el balón y ataca con mayor intención que en la época de Michel. 

Arriba tiene mucha dinamita Paco Jémez para hacer daño, especialmente con hombres de banda como Alex Moreno, Embarba, Bebé o Advíncula, pero le falta su principal jugador para este encuentro, un jugador que da sentido al ataque con sus movimientos y que es el encargado principal de la faceta goleadora de los de Vallecas, Raúl de Tomás.

Con todo ello, este Rayo de Paco Jémez ha ganado en competitividad y, a pesar de su mala racha de resultados y lo que manda la clasificación, está mereciendo mucho más en los encuentros. Es un equipo que sufre en área propia, pero que siempre amenaza la rival. El Sevilla deberá hacer gala de su pegada y frenar cualquier atisbo de verticalidad del conjunto gallego, pues la alegría de sus hombres de ataque puede poner en más de un aprieto a la zaga sevillista.

Claves

Posible once de Jémez
  • La baja de Raúl de Tomás, el hombre gol del Rayo Vallecano, es fundamental no solo por su aportación goleadora, sino por su juego asociativo con los jugadores ofensivos.
  • El Sevilla no tendrá a sus mejores laterales y Caparrós podrá apostar por Aleix Vidal, Arana o reconvertir a Promes. Ante un Rayo ofensivo, las espaldas de los nervionenses puede sufrir.
  • El Rayo arriesga y ahí el Sevilla puede tener una vía de salida clara para generar ataques. Se descompone fácilmente, pues busca exponerse para dañar a su rival. Si tiene paciencia, encontrará muchas formas de hacerle daño.