El Real Valladolid volvió a Primera División con las ideas claras, con un buen entrenador como Sergio González y una plantilla compensada a la que, sin embargo, se le está haciendo larga la temporada. Decimosextos con 30 puntos, el Pucela se encuentra en zona comprometida y peligra su estancia en Primera División. Por ello, los tres puntos se les antoja fundamentales para distanciarse de los puestos ardientes de la clasificación.

Bajo un sistema que varía desde el 4-4-2 hasta el 3-4-2-1 el conjunto blanquivioleta está consiguiendo ser un equipo equilibrado y con dinamita arriba, pero que sufre especialmente en la faceta defensiva. Tan solo ha conseguido una victoria en los últimos cinco encuentros, en los que ha recibido goles en todos ellos.

La zaga la conforman Moyano, Calero, Joaquín  y Kiko Olivas de los que Sergio echa mano en función del rival y sistema empleado para cada ocasión, mientras que la portería es fija para Masip, un portero que no está haciendo su mejor temporada. Los costados son de Nacho, que está sancionado para este partido, Antoñito e incluso Keko, que ha adoptado esa posición cuando Sergio ha decidido jugar con carrileros. Pero la clave de este Valladolid se junta arriba. Verde, Anuar, Alcaráz y Míchel conforman el centro del campo, mientras que hombres como Óscar Plano, Sergi Guardiola, y Enes Ünal son los encargados de materializar los goles.

Un equipo este Valladolid capaz de adaptarse a su rival y leer los distintos contextos del partido a la perfección. El Sevilla no se encontrará a un rival cómodo, aunque sí necesitado, por lo que será un arma de doble filo para los pucelanos jugar con ese exceso de ganas e intensidad, lo que el equipo de Caparrós debe aprovechar.

Claves

  • El Valladolid busca centros laterales y subidas laterales. La baja de Nacho es muy sensible en el perfil zurdo.
  • El Sevilla no contará ni con Escudero ni Jesús Navas y sus recambios, a priori, Aleix Vidal y Arana, están fuera de forma.
  • Sergio estudia bien a los rivales y plantea partidos para desactivarlos. El Valladolid minimiza riesgos con balón, pero encajar pronto haría que el plan se truncara y diera paso a la precipitación.
  • El Sevilla es superior en todas las líneas a su rival, pero juega con el factor campo en contra y con una presión arbitral que durante las últimas jornadas ha afectado al equipo pucelano.