El vasco Ricardo de Burgos Bengoetxea, de 33 años, se encargó de dirigir este domingo el partido correspondiente a la penúltima jornada en Primera División, la 37, entre el Atlético de Madrid y el Sevilla FC en el Wanda Metropolitano. En la sala VOR se encontraba el castellano-manchego Javier Alberola Rojas, de 27 años, siendo el colegiado más joven de la categoría.

A lo largo de los 90 minutos se señalaron un total de 28 faltas: 16 cometió el conjunto de Simeone, por 12 de los de Caparrós, saldándose esto con cinco amarillas locales (Thomas, Morata, Koke, Saúl y Lemar) y cuatro visitantes (Navas, Roque Mesa, Aleix Vidal y Marko Rog), todas ellas en la segunda mitad.

Pese a que este tipo de enfrentamientos nos suele dejar polémica y jugadas controvertidas, en esta ocasión no se produjeron acciones de este tipo, más allá de dos goles bien anulados al Atlético de Madrid por fueras de juego de Morata y Correa, revisados por el videoarbitraje posteriormente. Eso sí, Roque Mesa se jugó en varias ocasiones la segunda tarjeta amarilla y De Burgos Bengoetxea fue demasiado permisivo con él, pues con el reglamento en la mano no debió terminar el partido.

Más allá de eso, no se trató de un enfrentamiento duro ni complicado para el colegiado. La nota final para el conjunto arbitral es un 7,5.

VER ACTA DEL PARTIDO

Foto: LaLiga.