La pretemporada está siendo un cúmulo de buenas noticias en clave sevillista. Al buen juego de los hombres de Julen Lopetegui y a la celeridad y -previsible acierto- de los nuevos fichajes de Monchi, se ha sumado algo que a gran parte del sevillismo le llena de orgullo: nuestra cantera.

Desde el primer ‘bolo’ de pretemporada el pasado 13 de julio en San José de la Rinconada los canteranos dejaron bastante claro al nuevo entrenador nervionense que para nada eran un relleno momentáneo hasta que los que faltaban se incorporasen, sino que estaban para intentar quedarse y ponerle las cosas difíciles al técnico guipuzcoano. El gol de la victoria ante el Reading fue buena muestra de ello: jugadón de Pozo y gol de cabeza de un Lara al que la lesión de la pasada temporada parece no haberle afectado en absoluto.

Hasta cinco jugadores de la cantera estuvieron con el primer equipo en la gira por Estados Unidos: Javi Díaz, Juanpe, Mena, Lara y Pozo. Si bien es cierto que el papel de todos fue testimonial -obviando los 45′ disputados ante el filial del FC Dallas- uno de ellos sí que brilló por encima del resto. Ale Pozo demostró que quiere pelear por un puesto en el equipo tras su cesión la temporada pasada al Granada y el posterior ascenso con el equipo nazarí a primera división. De hecho, en Granada aún mantienen la esperanza de que el hervense vuelva a la ciudad de la Alhambra, aunque viendo como está jugando en esta pretemporada cada día hay más dudas. El de Huévar completó la gira con el gol de la victoria y las maravillosas sensaciones en los escasos 15′ que le dio Julen Lopetegui en el encuentro ante el Liverpool y una asistencia ante el FC Dallas para que Nolito pusiese el 1-3.

En la gira alemana, la primera gran criba del técnico sevillista, cuatro han sido los elegidos, pero tan solo dos repetían de la gira americana y Lucho, que tuvo que viajar con el equipo, lo hizo por los problemas oculares de Sergio Rico. A Javi Díaz -que todo apunta a que se quedará en la primera plantilla como tercer portero- y Pozo se sumó otro de los cedidos la pasada campaña en LaLiga 123: Carlos Fernández. El guzmareño, que terminó la pasada temporada el 23 de junio, se incorporó a los entrenamientos el pasado martes y viajó con el equipo a Alemania para luchar por un puesto en la primera plantilla como complemento a De Jong y Dabbur -ante la más que posible marcha de Ben Yedder-. Tras el doble duelo de ayer en Alemania las dudas sobre Pozo son cada vez mayores y es que el extremo sevillista volvió a anotar e incluso fue probado por Lopetegui en el lateral derecho, una de las posiciones en las que más dudas tiene el técnico vasco. Carlos Fernández dio la asistencia del 0-2 ante el Mainz a Munir en los 25′ que estuvo en el campo, mientras que Javi Díaz jugó los últimos 30′ ante el conjunto alemán.

Y por si le parecía poco al nuevo entrenador sevillista, seguro que en la tarde de ayer el vasco tenía un ojo en Armenia, donde Bryan Gil se proclamó campeón de Europa sub-19 siendo uno de los jugadores del torneo a pesar de ser un año más pequeño que la mayoría de los jugadores en competición. El barbateño ya tuvo importancia en la pasada campaña, siendo de la partida en varios partidos con Caparrós y anotando un gol ante el Rayo Vallecano. Todo hace indicar que el gaditano se quedará en la primera plantilla.

La decisión final la tendrá Lopetegui más pronto que tarde, pero teniendo en cuenta el siempre temido cupo UEFA -actualmente solo Jesús Navas tiene asegurada su presencia la próxima temporada tras la salida de Juan Soriano- y el buen hacer de los chicos… ¿por qué buscar fuera lo que ya tenemos en casa?