El conjunto chipriota será el primer rival que pise el Sánchez-Pizjuán en esta edición de la Europa League y lo hará tras perder su primer partido de forma sorpresiva por 3-4 en casa ante el que se supone que iba a ser la cenicienta del grupo, el Dudelange. Los de Döll, que tras 6 años de paro ha vuelto a entrenar -también lo hizo al H96 durante 6 meses-, volvieron a ser competitivos en las previas europeas donde estuvieron a un gol de eliminar al Ajax y donde lo puso contra las cuerdas en Nicosia. En Liga, con un par de partidos suspendidos por sus partidos europeos, han hecho un 6 de 6 y van a por su octava liga consecutiva, donde tienen un dominio digamos casi dictatorial en Chipre.

La plantilla chipriota eso sí es un poco díscola donde tiene jugadores con talento, veteranos y algún que otro que ha acabado en las costas del Mediterráneo para intentar alargar un poco más su vida en el balompié. Salvo milagro, jugarán con tres centrales ya que es la manera en la que Ioannou y Merkis no sufran la lentitud a la hora de retroceder. En el centro de operaciones, lo comanda Uros Matic, que no confundir con la promesa serbia del mismo nombre que firmó el Valencia hace 2 años. Mientras que arriba, es donde anda la pólvora. El argentino De Vincenti aporta la templanza en el enlace al delantero y tras su fuga al fútbol árabe para cuadrar su economía, ha vuelto a Nicosia para encontrar el alto nivel que dejó en sus anteriores cinco temporadas. Lo que más le costará al técnico alemán es con que ‘9’ quedarse para hoy. Si apostar por el talento y la velocidad del zurdo Al Tamari, un jordano que está dando que hablar o alguien más puro como Hallenius y que habitualmente está saliendo desde el banco.

 

Posible XI del APOEL | Foto: Sharemytactic