Antonio Miguel Mateu Lahoz, valenciano de 42 años, arbitró este domingo el partido correspondiente a la octava jornada en Primera División entre el FC Barcelona y el Sevilla FC disputado en el Camp Nou y que terminó con un contundente triunfo de los locales (4-0). En la sala VOR se encontraba Ignacio Iglesias Villanueva, del comité gallego.

Si alguien no vio el partido pero sí los números que dejó, puede pensar que fue un encuentro bronco y con muchas faltas. Nada más lejos de la realidad. 22 faltas se indicaron en los 93 minutos: 10 cometió el equipo de Valverde, por 12 del conjunto de Lopetegui. Pese a eso, el colegiado mostró hasta ocho cartulinas amarillas (Semedo, Dembélé, Suárez, Piqué, Busquets; Reguilón, Carriço, Banega) y dos rojas (Araujo, Dembélé), ambas en los últimos minutos.

Minuto 32: gol de Arturo Vidal. La jugada fue revisada por el videoarbitraje por un posible fuera de juego del chileno, pero en la imagen se ve como se encuentra en posición correcta.

Minuto 87: expulsión de Araujo. El jugador del FC Barcelona persigue a Chicharito, que se disponía a entrar en el área y cae. Mateu Lahoz pita falta y expulsa a Araujo. En la repetición se observa como hay un agarrón al principio, la jugada sigue y luego el delantero mexicano acaba en el suelo. No parece suficiente el contacto. Si Mateu señala la falta está obligado a expulsar al futbolista.

Minuto 88: expulsión de Dembélé cuando Mateu señala la falta de Araujo. En el acta, el colegiado recogió que la roja fue por «dirigirse a mí en los siguientes términos: «Muy malo, eres muy malo» mientras gesticulaba con sus brazos a escasa distancia mía». 

En definitiva, demasiadas amonestaciones y hasta dos rojas directas en un partido bastante limpio y con pocas faltas. La nota final para el conjunto arbitral es un 5,5.

VER ACTA DEL PARTIDO