El Sevilla FC visita este domingo a un FC Barcelona que está dejando dudas en lo colectivo. Los de Ernesto Valverde se han reforzado con jugadores importantes como Griezmann o De Jong, pero sigue sin cuajar partidos redondos, al menos, lejos del Camp Nou. Ambos equipos llegan con 13 puntos, aunque la tarea principal del equipo de Lopetegui será conseguir algo que lleva años sin hacer: competir.

Ernesto Valverde utiliza un sistema de juego que parte del 4-3-3 y que está permitiendo a centrocampistas como De Jong, Arthur, Rakitic o Busquets asentarse con balón y hacer del club catalán un equipo con altas posesiones de balón. Aquí el Barça no baja enteros, es más, con el holandés, ha sumado mayor cuota en posesiones. Sergi Roberto, que venía de ser utilizado en el lateral, también está ocupando esta siendo utilizado aquí por Valverde, aunque en determinados contextos. La zaga tiene como hombres fijos a Piqué y Lenglet, el ex sevillista, sin embargo, no podrá jugar por sanción. En los laterales, Jordi Alba sigue instaurándose como uno de los mejores del mundo, aunque tiene cierta competencia desde la llegada de Junior desde el Betis. Y en la portería tiene a uno de los principales cerrojos, Ter Stegen, un portero que cada encuentro deja un repertorio de paradas al alcance de solo unos elegidos en la última década.

Lo mejor, como no podía ser de otra manera, lo tiene arriba. Messi parece estar recuperado de su lesión y, aunque aún no está en su mejor pico de forma, se enfrenta a su víctima favorita. Con Luis Suárez como hombres gol y Griezmann o Dembelé por detrás, este Barça tiene capacidad de sobra para destruir cualquier oposición que se encuentre. Y es aquí donde se da la paradoja. Aglutina mucho y bueno el conjunto culé arriba, pero Valverde está apostando por canteranos como Ansu Fati, Carles Pérez o incluso Aleña, aunque éste último en posiciones más retrasadas.

Claves

Posible once de Valverde
  • Impedir la circulación rápida del Barça posibilitará que haya más opciones de robo. Es ahí, atacando la transición defensiva blaugrana donde el Sevilla puede dañar seriamente a su rival.
  • Los de Lopetegui combinarán la presión alta con el repliegue bajo y estar certeros en ambos contextos es clave. Al Barça le esta costando encontrar profundidad y el paso de los minutos sin encontrar resquicios puede jugar a favor del Sevilla.
  • Messi siempre decide encuentros, aún sin estar en su mejor momento, pero el Sevilla deberá ser un bloque que pare a su rival en su conjunto, no a hombres concretos. Es la prueba de fuego definitiva para saber hasta dónde resiste el entramado defensivo del club blanquirrojo.