El islandés Vilhjalmur Thorarinsson arbitró este jueves el partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo A en la UEFA Europa League, que midieron en Luxemburgo al F91 Dudelange y al Sevilla FC. El choque terminó con un contundente triunfo y la clasificación para la siguiente ronda del conjunto andaluz (2-5).

Un total de 33 faltas indicó el colegiado: 20 cometió el Dudelange, por 13 del Sevilla FC. Pese a las numerosas infracciones sólo se mostraron dos cartulinas amarillas: Cools fue amonestado en el cuadro local, y Jordán en el visitante. Una tarjeta que, por cierto, es completamente injusta, pues el centrocampista del Sevilla barre limpiamente el balón y no existe ni falta.

Prácticamente no hubo ninguna acción polémica más. Se le anuló un gol a Luuk de Jong por fuera de juego y las imágenes corroboran que, efectivamente, el delantero se encontraba en posición ilegal. Poco más ocurrió en un encuentro plácido, facilitado por la goleada sevillista, que ya ganaba 0-4 al descanso. Sin más, la nota final para el conjunto arbitral es un 7.