El Sevilla FC se enfrentó al colista de la clasificación, el CD Leganés. Un encuentro trepidante que finalmente se llevaron los hombres de Lopetegui.

Corría el minuto 94′ de partido, todos peleando en el área de gol norte defendida por la zaga sevillista. Cuando decimos todos, es todos, el meta visitante, «Pichu» Cuellar, incluido. El colegiado, De Burgos Bengoetxea, alargó cuatro minutos al partido, pero la curiosa anécdota comenzó cuando, ya una vez cumplido los minutos de alargue, el encargado de retirar los banderines del césped del Pizjuán saltó al campo por la zona de gol sur, importándole «dos pimientos» que el partido siguiera en juego. Se piensa, que el hombre no se dio cuenta que el colegiado no había dado punto y final al encuentro, debido a que este estaba esperando una respuesta del VAR. Pese a ello, la grada empezó a advertirle de la situación, pero parece que nuestro protagonista tenía prisa por llegar a casa.

Anécdota cuanto menos curiosa que nos dejó el partido de la jornada 15.