El cántabro Adrián Cordero Vega, de 35 años, fue el encargado de impartir justicia en el partido correspondiente a la 17ª jornada en Primera División entre el Sevilla FC y el Villarreal CF disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán (1-2). Al frente del videoarbitraje se encontraba el castellano-leonés José Luis González González, de 45 años.

Un total de 23 faltas se indicaron a lo largo de los 95 minutos, repartidas de forma muy equilibrada: 12 cometió el Sevilla FC, por 11 del Villarreal CF. Sólo se mostraron dos cartulinas amarillas, ambas en la segunda mitad y al conjunto hispalense: Óliver Torres y Diego Carlos.

Como jugada a destacar, la del segundo gol del equipo valenciano, en el que se reclamó un fuera de juego que no existía en absoluto. Se puede decir que no fue un enfrentamiento polémico ni violento en ningún momento y Cordero Vega hizo un buen trabajo. La nota final para el conjunto arbitral es un 8.