El canario Hernández Hernández, de 37 años, se encargó de dirigir el partido correspondiente a la jornada 27 en Primera División entre el Atlético de Madrid y el Sevilla FC disputado en el estadio Wanda Metropolitano. En la sala VOR se encontraba el asturiano González Fuertes, de 39 años. El choque concluyó con reparto de goles y de puntos (2-2).

Hasta 30 faltas se indicaron durante el enfrentamiento, repartidas de forma bastante equilibrada: 14 cometió el Atlético, por 16 del Sevilla FC. Hernández Hernández amonestó en dos ocasiones al equipo de Simeone (Joao Félix y Trippier), y cuatro al conjunto de Lopetegui (Diego Carlos, Navas, Banega y Gudelj), todas en la primera mitad.

Minuto 30: penalti por mano de Diego Carlos. En un principio no se indica nada pero desde la sala VOR avisan al colegiado de un posible penalti. Después de unos minutos, Hernández Hernández va al monitor y, tras verlo varias veces, acaba indicando la pena máxima. Lo cierto es que la repetición no despeja las dudas por completo, pues no se ve claro si el esférico toca en el hombro o en el brazo. Siempre se ha dicho que el VAR está para errores claros y manifiestos y este en ningún caso lo es. 

Imagen del penalti indicado de Diego Carlos

Minuto 41: penalti a favor del Sevilla FC. Trippier derriba a Ocampos dentro del área pero nuevamente no se señala nada en el momento de la acción. El VAR avisa a Hernández Hernández, este se acerca al monitor otra vez y en pocos segundos toma la decisión de indicar el penalti. En este caso el contacto es claro y no hay dudas.

Penalti de Trippier a Ocampos

Además de esas dos acciones, comentar también el tiempo de descuento. En la primera mitad el colegiado añadió seis minutos pese a que en la revisión de los dos penaltis se perdió más que eso, mientras que en la segunda parte Hernández Hernández descontó cinco minutos, cuando realmente el partido sólo se interrumpió para los cambios, que son tres minutos más. Corto descuento en la primera parte, y demasiado en la segunda.

Sin más, encuentro con toda la polémica concentrada en la primera mitad y con el videoarbitraje dejando muchas dudas. Entendemos que el primer penalti no es una acción de VAR al no ser un error claro y manifiesto. La nota final para el conjunto arbitral es un 6,5.

VER ACTA DEL PARTIDO