El riojano César Soto Grado, de 40 años, arbitró este martes el partido correspondiente a la jornada 33 en Primera División entre el CD Leganés y el Sevilla FC disputado en el Municipal de Butarque (0-3). En la sala VOR se encontraba el cántabro de 36 años, Adrián Cordero Vega.

Hasta 33 faltas acabó indicando el colegiado a lo largo de los 100 minutos de partido, aunque repartidas de forma desequilibrada. De ellas, 23 cometió el equipo de Aguirre, por 10 de los de Lopetegui. Pese a ese dispar, el CD Leganés sólo vio una tarjeta más que el Sevilla FC, 4 frente a 3. Fueron amonestados Amadou, Roque Mesa, Rosales y Garrido en los locales, por Koundé, Gudelj y Jordán en los visitantes.

No se produjo ninguna jugada polémica a revisar en el partido. Sí se echó en falta alguna cartulina amarilla más para el CD Leganés. Tardó demasiado en mostrarle la tarjeta a Rosales cuando ya había cometido varias faltas de forma consecutiva, en concreto hasta el minuto 75.

Sin más, partido fácil en general para el conjunto arbitral. La nota final es un 7.

VER ACTA DEL PARTIDO