El madrileño de 38 años Valentín Pizarro Gómez arbitró este viernes el partido correspondiente a la jornada 32 en Primera División entre el Sevilla FC y el Real Valladolid disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán (1-1). En la sala VOR se encontraba el valenciano Juan Martínez Munuera, de 37 años.

Se trató de un encuentro con bastantes faltas, hasta 33 llegó a señalar el colegiado. El Sevilla FC cometió 16 de ellas, por 17 del Real Valladolid. En cuanto a las tarjetas amarillas, tres vio el equipo nervionense (Fernando, Koundé y Vázquez) y dos el Pucela (Hervías y Javi Sánchez).

Vamos a repasar algunas acciones polémicas del choque, que hubo varias.

Minuto 12: se pide penalti de Diego Carlos. La pelota toca en el cuerpo y luego en el brazo del central, algo despegado, pero el futbolista se encuentra ligeramente fuera del área. No hay nada.

Minuto 25: gol del Real Valladolid. Lo cierto es que es un gran gol del Pucela, pero viene precedido de una falta inexistente. Según las palabras de Lopetegui, el propio Hervías le reconocía que no había sido falta, y es un error importante de Pizarro Gómez.

Minuto 54: gol anulado a Munir tras revisión en el VAR. El delantero tiene el pie izquierdo ligeramente adelantado a la línea defensiva del rival, y por tanto no es válido.

Fuera de juego de Munir

Minuto 81: penalti a favor del Sevilla FC por mano de Javi Sánchez. El VAR no modificó la decisión del colegiado, que no tuvo dudas. Efectivamente el balón toca en el brazo del central y la pena máxima existe.

Penalti de Javi Sánchez

Por otro lado, Pizarro Gómez no estuvo nada acertado en la señalización de algunas faltas en las que no había nada punible (como la del 0-1), dejando de indicar otras más evidentes. Tampoco tuvo el mismo criterio a la hora de amonestar y perdonó 2-3 cartulinas amarillas al Real Valladolid.

Añadir también que el descuento tras el minuto 90 fue de tan solo 5 minutos, cuando durante la segunda parte se produjeron siete cambios, la pausa para la hidratación y hasta dos revisiones de VAR (al gol anulado y al penalti). Muy corto ese tiempo añadido.

En definitiva, arbitraje bastante desquiciante y poco acertado de Pizarro Gómez, que no tuvo su mejor noche en su primer encuentro dirigido al Sevilla FC. La nota final para el conjunto arbitral es un 4,5.

VER ACTA DEL PARTIDO