El murciano José María Sánchez Martínez, de 36 años, dirigió este lunes el partido correspondiente a la jornada 31 en Primera División entre el Villarreal CF y el Sevilla FC disputado en el estadio de La Cerámica, y que finalizó con reparto de puntos tras el definitivo 2-2. En la sala VOR para el videoarbitraje se encontraba el madrileño Carlos del Cerro Grande, de 44 años.

A lo largo del enfrentamiento se indicaron 28 faltas. De ellas, 16 fueron cometidas por el submarino amarillo, mientras que el conjunto hispalense hizo 12. Sánchez Martínez castigó algunas con tarjeta, y acabó mostrando tres amarillas para cada equipo: en los locales, Alberto Moreno, Trigueros y Bruno. En los visitantes, Sergi Gómez, Fernando y Ocampos.

No se produjo ninguna jugada polémica a debatir durante el partido. Hubo un gol anulado a De Jong en la segunda parte pero la repetición dejó claro que el holandés estaba adelantado. Sí es cierto que el Villarreal pudo ver alguna que otra amarilla más en hombres como Albiol, por reiteración de faltas; y Gaspar, que cortó una jugada rápida del Sevilla FC.

En definitiva, un arbitraje que pasó desapercibido. La nota final es un 7.

VER ACTA DEL PARTIDO