El Sevilla FC recibe al Real Betis este jueves en la vuelta de LaLiga tras el parón por Covid-19. Los de Rubi llegan en duodécima posición y con el objetivo de conseguir en estas once finales alcanzar los puestos de Europa League.  Los verdiblancos se encuentran motivados, con todos sus hombres importantes disponibles y a sabiendas que jugarán en el campo de su eterno rival sin su principal argumento a favor: la afición sevillista. Sin embargo, estadísticamente no es un equipo que consiga muchos puntos fuera del Villamarín, pues solo ha conseguido 9 de los 33 que cosecha actualmente.

Rubi llegó para alcanzar una difícil tarea. Tenía que proponer un modelo de juego a caballo entre lo que Quique Setién había arraigado en la plantilla, cuyo grueso sigue estando presente, y un estilo diferente, más vertical, menos posesivo y que elevara los porcentajes de acierto a portería. Para ello, el club bético trajo a varios nombres importantes como Emerson, Juanmi, Pedraza o Alex Moreno, a los que se le ha sumado en el mercado invernal Guido Rodríguez y Carles Aleñá, pero sin duda los más destacados han sido Borja Iglesias y Fekir. Especialmente el francés está siendo la principal luz a la que se adhiere un Betis dubitativo, lejos de tener una identidad concreta y que concedía muchas ocasiones con facilidad antes del parón.

Es por eso que el entrenador bético se ha visto obligado a cambiar su sistema y a darle una vuelta de tuerca a su modelo de juego varias veces a lo largo de la temporada. El objetivo es que hombres como Fekir y Canales reciban en las posiciones donde mejor rinden, pero eso le ha costado mucho al técnico catalán, que ha visto cómo sus dos mejores hombres tenían que hacer demasiadas funciones antes las carencias grupales para responder a diferentes contextos de juego. La idea de Rubi es siempre iniciar desde atrás con balón para lograr juntar al equipo arriba y despejar los costados, donde se produce la aceleración ofensiva a través de sus laterales/carrileros.

En la portería es un fijo Joel Robles, ya que Dani Martín no convence. La zaga  la forman Mandi, Feddal, Sidney y Bartra, el número de ellos que parta como titular depende de si el técnico verdiblanco hace uso del sistema de tres centrales o no. Los laterales béticos son veloces y potentes, pero destacan más por su vía ofensiva que defensiva. Rubi suele utilizar a Emerson por derecha y Alex Moreno por izquierda. En la sala de máquinas es donde el Betis tiene el principal déficit. La lesión de Carvalho y el bajo rendimiento de Guardado, Kaptoum y Javi García obligaron a Rubi a experimentar hasta la llegada de Guido Rodríguez. Ahora el Betis busca ser más equilibrado, darle más protagonismo defensivo al mediocentro portugués y que las labores grupales se repartan más equitativamente. En este rol también está sumando el canterano Edgar.

En su vertiente ofensiva tiene mucho y bueno el técnico catalán. Fekir, Canales y Joaquín se reparten los puestos de banda y mediapunta, son lo mejor de este Betis. Desequilibrio, clarividencia y gol. Están aportando incluso más que la principal referencia para esta temporada, Borja Iglesias, cuyo papel protagonista lo ha adquirido el recién renovado Loren Morón.

En definitiva, el Betis que se presentará en el Ramón Sánchez Pizjuán será un Betis moralmente optimista que llega con varios borrones en la pizarra que le están permitiendo mejorar. Ganar el derbi puede suponer el punto de inflexión que busca Rubi para reengancharse al proyecto. El Sevilla deberá imponer su mayor calidad colectiva y superar el déficit moral de no tener el aliento de su gente.

Claves

Posible once de Rubi
  • El Betis no se encontrará un ambiente hostil, precisamente, en el campo donde más hostilidad despierta. Del mismo modo, el Sevilla no tendrá el aliento de su afición el día que más empuja. Un factor, sin duda, que puede ser determinante desde el punto de vista mental.
  • Fekir y Canales son los hombres que pueden hacer sufrir al sistema defensivo sevillista, al igual que el desequilibrio intermitente de Joaquín. Deben tener principales vigilancias, especialmente cuando lanzan contragolpes. Ojo a Loren y su enorme relación con el gol en los derbis.
  • Los argumentos futbolísticos de ambos equipos tenían trayectorias muy diferentes antes del parón. Ahora la incógnita será mayor y es posible que el desgaste físico también pase factura. La calidad del jugador será la que determine el devenir del mismo.