El valenciano de 43 años Antonio Miguel Mateu Lahoz arbitró este lunes el partido correspondiente a la jornada 34 en Primera División entre el Sevilla FC y la SD Eibar disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán, y que terminó con victoria local por la mínima (1-0). En la sala VOR se encontraba el catalán Xavier Estrada Fernández, de 44 años.

Un total de 27 faltas acabó indicando Mateu Lahoz en un partido que duró más de 100 minutos por un final de lo más surrealista. De esas faltas, 11 cometió el Sevilla FC, por 16 de la SD Eibar. Pese a ello, el conjunto andaluz acabó más amonestado que los armeros, con dos amarillas (Sergi Gómez, Banega) frente a solo una (Sergio Álvarez).

Vamos a repasar algunas de las jugadas más polémicas.

Minuto 42: se pide penalti por mano del Eibar. En la repetición se observa como el balón toca en el brazo de Burgos, que ocupa un espacio extra e impide que el esférico avance en el área para su posterior remate. Como viene siendo habitual en las últimas jornadas, el uso del VAR dejó mucho que desear. No solo no se señaló el penalti, sino que parece que la jugada no fue ni revisada.

Penalti de Burgos

Minuto 45: nuevamente se reclama otro penalti, este sobre Ocampos. En este caso, y tras ver las imágenes, no parece que haya nada punible ni del todo suficiente como para irse al punto de penalti.

Minuto 92: el tercer posible penalti que pidieron los jugadores del Sevilla FC llegó en el descuento, y también por mano. Es cierto que el balón toca en la mano del defensor de la SD Eibar, pero en este caso el brazo está haciendo el movimiento natural de apoyarse sobre el césped, y el reglamento dice que esto no debe señalarse.

Lo increíble llegó en el descuento. Mateu Lahoz añade cinco minutos, y habiendo ya pasado el 95′, Vaclík se lesiona. Lo tienen que atender para acabar yéndose en camilla, todo ello con el tiempo ya cumplido. El Sevilla ya había realizado los cinco cambios y Ocampos se vistió de portero. Pese a que cuando Vaclík se lesiona ya se habían más que cumplido los cinco minutos que añadió, Mateu Lahoz decide dejar que la SD Eibar saque de banda, allá por el minuto 101, para después no señalar el final porque la última jugada está siendo revisada por el VAR (cuando no había nada que revisar), algo que parece que no ocurrió con las tres acciones en el área que comentamos antes. Dicho de otra forma, no se dio el mismo uso al videoarbitraje para cada equipo, mirando lo mínimo en un bando y dejando pasar cosas en el otro.

En definitiva, Mateu Lahoz quiso de nuevo ser el protagonista, especialmente con esos últimos minutos, y además dejó de señalar un penalti a favor de los andaluces. Una vez más la utilización del VAR dejó mucho que desear. La nota final para el conjunto arbitral es un 4.

VER ACTA DEL PARTIDO