El cántabro Adrián Cordero Vega, de 36 años, arbitró este domingo el partido correspondiente a la jornada 36 en Primera División entre el Sevilla FC y el RCD Mallorca disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán (2-0). En la sala VOR se encontraba el canario de 37 años Alejandro José Hernández Hernández.

Hasta 21 faltas señaló el colegiado en el enfrentamiento: 14 cometió el Sevilla FC, por solo 7 del RCD Mallorca. Esto se saldó con tres amarillas para el equipo de Lopetegui (Jordán, Bono y En-Nesyri), por dos cartulinas para el conjunto de Vicente Moreno (Budimir y Fran Gámez).

Minuto 39: penalti a favor del Sevilla FC. En primera instancia no se indica nada, pero desde la sala VOR avisan al colegiado de que hay una mano dentro del área. Cordero Vega va al monitor a revisar la jugada y acaba señalando la pena máxima. En la imagen se ve como efectivamente Alejandro Pozo toca el esférico con la mano (despegada del cuerpo) y el penalti está bien pitado.

Penalti de Pozo

Poco más ocurrió en un choque bastante limpio y exento de polémica. La nota final para el cuadro arbitral es un 7,5.

VER ACTA DEL PARTIDO